Expresiones independientes

AUTOR: ANTONIO PEREZ ARROYO

AUTOEDICIÓN-01-10-2011

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR

El bosque humano . 23 El cementerio humano , 37 El doble filo de la inocencia . 24

A

Abril . 48 Acoso sexual . 31 Agosto y el merecido descanso . 54 Al cazador . 72

El juego de la paja . 98 El néctar del dinero . 18 El ocaso de la nobleza . 75

El Paraíso de Cristal . 4 El Paraíso de los mortales- . 124 El Reino de los corderos . 121 El traslado . 39 Enero . 44

Al comunista . 76 Algo sobre mi . 1 Algo sobre mi...2ªparte . 2 Amor y placer . 88 Antes que el ojo: la tripa . 41 Apatía sensual . 74

F

C

Febrero . 45

Canto al silencio . 67 Crisis . 33

H

D

Hermosas chiquillas . 94

De la mujer al hombre . 100 De la nada . 20 Dejar el mono . 12 Dejar el mono 2ª parte . 13 Del hombre a la mujer . 99 Delicias de mujer . 93 Diciembre . 60 Doble Navidad . 80

I

Integración humana . 28 Introducción . 5

J

Junio . 51

L

E

La amistad entre.. . 71 La avaricia . 19

Egoísmo viril . 91

M

La casa de cristal . 27 La cena . 15 La cultura . 82 La cultura 2ª parte . 84 La envidia . 36 La espada del bosque . 95 La estación del placer . 97 La mentira . 29 La mentira 2ªparte . 30 La monja y el cura . 96 La prisa de los locos . 9 La tolerancia . 14 La veleidad . 81 La vida misma . 101

Marzo . 46 Mayo . 49 Melancolía de antaño . 65

N

Nobles y vasallos . 25 Noviembre de difuntos . 59

O

Octubre 2ª parte . 58 Octubre de Mágina . 57

La vida misma 1ª . 102 La vida misma 2ª . 105 La vida misma 3ª . 106 La vida misma 4ª . 107 La vida misma 5ª . 109 La vida misma 6ª . 112 La vida misma 7ª . 115 La vida misma 8ª . 116 Las amapolas . 16 Las amapolas 2ªparte . 17 Las fuentes de Sierra Mágina . 11 Las Reinas del Paraíso . 10 Libertad . 37 Los celos . 26 Los meses de Mágina . 43 , 42

P

Para Ludovic . 85 Poesía Rebelde . 62 Por el amor eterno . 21

Q

Quédate en mi regazo . 119

R

Respeto . 8

S

Los pastores 1ª parte . 89 Los pastores 2ª parte . 90 Lunes de karaoque . 40

Septiembre agua fiestas . 56 Silencio al terror . 66

Soneto a Caniles . 7 Soneto diabético . 123 Sonetos eróticos . 86 Sueño de amor . 92 Sueño de amor en Julio . 53

T

Tacto y sentimiento . 38 Todo por la vida . 73

U

Últimas composiciones . 118

V

Veneno en los campos . 69 Volverán los esparragos . 61

Algo sobre mí Nací el 11 de Marzo de 1.952, en Caniles, antigua fábrica de aceites perteneciente a la Cia. Carbonell de Córdoba, situada en el km.10 de la carretera de Mancha Real a Jimena, provincia de Jaén (Andalucía). En tiempos de campaña, se juntaban 25 familias aproximadamente y convivíamos en autentica fraternidad. Cursé mis estudios primarios en Mancha Real y posteriormente en Jaén, me titulé en Comercio, aunque nunca perdí el contacto con Caniles, puesto que mi padre era el maestro de la factoría y todos los fines de semana regresaba a la aldea. En el año 1.971, aprobé las oposiciones para entrar en la Caja General de Ahorros y Monte de Piedad de Granada, desempeñando el puesto como cajero e interventor en la ciudad de Linares durante 11 años, posteriormente estuve menos de dos años en Jaén, y en el año 1.983 fui trasladado a Mancha Real, desde el año 1.985 fui Director de la Sucursal.

1

Son cuarenta años, los que he prestado servicio a la mencionada entidad financiera, como se podrá comprobar, los banqueros no solo pensamos en el dinero. Tenemos otros sentimientos que nos hacen evadirnos del cotidiano día a día, por lo general más ricos y reconfortantes. Casi siempre he estado en contacto con la naturaleza, muy reacio a vivir en bloques de hormigón. Mis poemas tienen más bien tintes rebeldes; siempre he sido un liberal, muy en contradicción con las normas establecidas, nunca he pertenecido a asociaciones, partidos, religiones, y a todo aquello que termina en "ismos", como por supuesto los fanatismos, sin embargo soy defensor a ultranza del ser humano en su llana expresión. En estos momentos estoy enamorado de mi tierra: "Sierra Mágina", sin olvidar el amor y el sexo que emana el ser humano, quizás el mejor placer de este mundo.

Mis primeros poemas los comencé a los 18 años, "poesía rebelde", quizás los menos brillantes; pero los que más añoro. No he escrito libros, ni he concursado, no me gustan las carreras, quizás porque me he criado entre ovejas. Simplemente escribo por placer; como todo ser humano me siento orgulloso cuando se me lee o se me escucha. Pienso que este mundo es como el cristal. Lo tenemos todo y somos felices pero en cualquier momento se rompe y caemos al precipicio. Tengo verdadera obsesión con esta incertidumbre y en muchos de los poemas se ve reflejada. A continuación se publican poemas que iré

englobando dentro de distintos temas. A este libro seguirán otros titulados: "Ventanas al Paraíso y "Cinco poetas"

Antonio Pérez.

2

Este libro es una versión resumida de las páginas web http:// www.expresiones- independientes .es/ .Consciente de que estas páginas desaparecerán con el tiempo, he querido que mis poemas se transmitan en el tiempo a través de mis descendientes; por tal motivo se lo dedico a mi familia (esposa y dos hijos).

Antonio Pérez

3

El Paraíso de Cristal

4

Introducción

A veces pienso, que duro y resistente es el cristal, pero a la misma vez tremendamente frágil; como aquel que yo conocía: poderoso, lleno de dinero, de amor, de éxito, lo tenía todo, sin fisuras. Parece mentira que unas simples gotas de aceite en la calzada, terminó con su vida rebosando en la plenitud. Que linda juventud con tantas ganas de vivir, soñar, de emprender, crear y con un simple contacto sexual, se contrae la enfermedad y se degenera hasta llegar la muerte. O aquel hombre que hizo un contrato unilateral con la naturaleza, creando cómodas carreteras, pasó por donde quiso, rompiendo a su antojo lo que allí había. De repente se vio sorprendido cuando disfrutaba cerca del mismo lugar, por un poderoso torrente de agua que tampoco pactó con él y le arrebató su propia vida. O que me decís cuando gozamos cada vez más con el cuerpo de una mujer o un hombre, hasta que descargamos el liquido proveniente. ¿ No se siente tal vez un vacío?, y la desesperación cuando el ser que amamos, nos abandona con una fugaz mirada ajena. ¿Qué pensáis...? ¿Somos dominadores de este Paraíso?, o acaso simples piezas de algo o alguien que juega con nosotros. ¿Venimos a este Paraíso de paso? y si es así, por qué nos aferramos y nos resistimos a perderlo. ¿Estará aquí lo que vulgarmente se llama Cielo e Infierno? ¿Dónde está aquel...que todos los días come, todos los días ama, todos los días es considerado y bien visto y tiene quien le escucha y protege?, ¿y aquel...que todos los días vive la miseria, el dolor, la desesperación....? Me siento orgulloso de haber nacido en este pequeño Paraíso, situado entre Mancha Real y Jimena, en la provincia de Jaén, al que añoro con cariño y que se llama CANILES(1).

5

A lo largo de mi vida me han prometido paraísos celestiales que se consiguen a base de fe y amor hacia los demás a los que guardo profundo RESPETO; sin embargo algunos paraísos naturales invitan apagar el ordenador y sumirse en ellos, sobre todo para tratar de curar una enfermedad muy típica del mundo occidental, llamada: LA PRISA DE LOS LOCOS , y por qué no soñar con LAS REINAS DEL PARAISO y disfrutar del amor, los que se sienten románticos en LAS FUENTES DE SIERRA MAGINA. La verdad es que hay infiernos que atan y difícilmente se puede salir de ellos, solo la comprensión para ayudar a DEJAR EL MONO , con una medicina para curar la intransigencia y el orgullo de la prepotencia, basada en TOLERANCIA. Sin olvidar de llenar el estómago de los que tienen hambre que bien merecen una digna CENA , porque algún día, hasta los más poderosos dejarán este Paraíso, como las mismísimas AMAPOLAS . Quedará el NÉCTAR DEL DINERO para dispute y fomento de la AVARICIA , por aquellos que nacen de la NADA , aunque también fomentan el AMOR.

(1)El texto reseñado representa los títulos de los siguientes poemas.

6

Soneto a Caniles

Vi Caniles triste por la colina;

cada vez más lento su río añorado,

cauce ya dormido por mi soñado,

brava juventud de agua cristalina.

Solo es tu silencio en sombra inquilina,

todo tu fulgor en tiempo pasado,

sigue tu verdor y tu árbol callado,

fuerza misteriosa, astucia felina.

Renace el querer en mi sentimiento,

viéndote soñar en la vieja casa.

y el flácido sol cruzar la ventana.

Libre ser surgió de tu pensamiento…

¡Canta, canta, sueña, la vida pasa!...

7

¡Vuélvete a Caniles, vuelve mañana!.

Respeto

¿Por qué tan ajeno?, ¿por qué tan ausente, de ver la envidia pudiente, como desespera y desespera, y la vida, poco a poco degenera, cubriéndose de oscuro cieno?. Por qué no de amor lleno, que ahuyente la serpiente, que devora la mente y la razón requiera, la gracia venidera, aupándose en diáfano seno.

Por qué no sereno, de ser indulgente, al logro regente, que a veces saliera, o, a veces prefiera, escogiendo lo bueno. ¿Por qué tan ajeno?, ¿por qué indiferente, a la carne que siente, por la ley que tolera, que el pudor venciera, acotando el desenfreno? Por qué no poner freno, a la codicia descendente, que arrasa la gente impidiendo sintiera, la bondad placentera, de un cálido cuerpo heleno.

¿Por qué tan ajeno?, ¿por qué disidente, al dogma creyente?, ¿acaso aligera?, ¿o acaso hiera de avenirse en veneno?.

8

La prisa de los locos

Ovejas de Sierra Mágina

Entre espeso verde pinta el camino, que desde lo más alto se divisa, baja el rebaño hacia su destino, mansamente, vagamente, sin prisa. Dueño el pastor, habla con su adivino, con el lirio, la amapola, en su misa, a la espera enjugarse con su vino, que embotado reposa en la cornisa. Fijad vuestra atención en lo impreciso, desoyendo la razón que conviene, como árboles creciendo sin permiso. Si por precisar se agolpan las quejas, desvaneciendo el poder que sostiene; simplemente: ¡contemplad las ovejas!.

9

Las Reinas del Paraíso Reina abúlica pudiente, fría, dorada y terrestre, pingüe, altiva y ecuestre, pétrea cuando consiente y al rey de sus sueños miente,

y brilla su ojo en poderío, de rubí engarzado al vacío, tal vez eterno su destello, del orbe glacial y bello, del cuello... vital amorío. Reina paraíso celeste, picantes bondades vende, a los pícaros allende, donde salpica la peste, frescura cuando se tueste; quemada del mismo lecho, aflora y exige derecho, el oficio más antiguo, gélido, vulgar, ambiguo falto de amor, de carne hecho. Aquende dóciles valles, tenaces reinas gozando, tendiendo ropa cantando, ligeras cruzan las calles, donando dulces detalles, pidiendo quizás auxilio, preciado néctar de exilio, rociar pechos de jazmines,

sonar alegres violines, pecado, pasión, idilio

10

Las fuentes de Sierra Mágina

Almadén de Sierra Mágina, paraíso de cumbres nevadas, bajo intenso azul de la mañana, saluda a la primavera soleada.

y en la mañana se turba el sosiego, ávido el cazador de su presa,

o el labrador de su riego, o el sufridor de su mesa.

Renace su vegetación dormida, suena una flauta en el Hoyalino,

Camino de fuente Línar, sorteando frondosos nogales,

de algún pastor perdido, de éxtasis, de poesía viva.

visitaré la casa tranquila, en el Valle de los Jarales.

Bajo la bonanza del tibio sol, que lució galante en la Majá las Vacas y a su amada luna homenaje rindió, cuando la besó en Fuente Alta y da la mano al pálido otoño, que tiñe verdes hojas de rojo y mi alma de gozo, como jilguero volando a su antojo. Volaré del Zurreón a Fuente Nítar, fresca en la densa espesura, a escoger celeste endrína, a endulzar del licor su amargura.

Generoso techo Jaenero, regala agua de sus entrañas, diligente corre por acequias y veneros, a regar campiñas labradas.

Fuente de roca en cascada, caprichoso ingenio humano, roca dura, agua brava, Fuenmayor, aposento soñado.

Reinan las encinas en las alturas, en las laderas: almendros, cerezos,

conjunto abrupto, sereno, paisaje vivo, natural dulzura.

Noche de abril fresca y serena. luna llena por Nava París, desde la altiva Cabeza Prieta, se divisa el fugitivo jabalí

11

Dejar el mono

Quisieron dejar el mono, empedernidos adeptos, ya perdidos sus conceptos, entre dosis y abandono; ojos pálidos sin tono cautivados por la nieve bien merecen su relieve y divisar llano y monte y el lejano horizonte y el fulgor del viento leve. Esa pasión que enloquece, que la heroína entretiene, aunque por dura se tiene limpia y pura se merece, hierba que en los campos crece, no conviene ser prohibida, siempre la mafia escondida, adultera de otra especie, con tal la ganancia arrecie, ¿qué vale una flor de vida?.

¿Quién posee más talento? ¿Quien administra ley oscura?, alguien se otorga cordura, no tolera nuevo invento, ni coloque, ni contento y tolera la violencia de quién pierde la paciencia, rienda suelta a su añoranza, sin carro de la esperanza, roba y mata en la abstinencia. Partieron lobos de influencia de poderosos cultivos, necesidad entre vivos, se infundió la conveniencia y corderos de apariencia quisieron ser clandestinos. De ventajosos destinos, nació la preciada Diosa, para muchos tan preciosa, ¿hacia dónde sus caminos?.

12

Dejar el mono 2ª parte

Con el aire de los pinos, la libertad es frescura, que adiestrada en la cultura, vuelan libres inquilinos... ...¡Volad!, de éxtasis divinos, siempre lejos de livianos, frágiles sobre los llanos, aún sin tino ni consenso y ahora en vigor intenso, hacen sueños con sus manos. Dicen ilustres paisanos: Que por ser legal el chute, surgirá nuevo dispute, para el bien de los gitanos y de intachables cristianos. Verdad que de incierto mundo, mil conflictos por segundo, y el pico que aviva el daño, ya llegará el cercano año, cuando expire moribundo.

13

La tolerancia

Por herir su anhelo, rivales antojos, que perdieron vuelo;

¡Vive y tolera!, el dolor de muela, que tanto exaspera y en noche de vela, a Dios degenera, cuando se revela. ¡Vive y tolera!, el viento contrario, por más que doliera, el aguijón diario, de clase puntera, cerrada en calvario. ¡Vive y tolera!, al que está en la cumbre y si sabio fuera, por su fiel costumbre; aguantó su espera y encendió su lumbre. ¡Vive y tolera!, la luz de este mundo, con fe verdadera, segundo a segundo, ¡izad la bandera! del perdón profundo.

turbadores ojos, de enojado celo, se tiñeron rojos.

Lágrimas de cieno, sellaron victoria,

con mortal veneno; matando la historia, de aquel tiempo heleno, de amor y de gloria. ¡Vive y tolera!, la amistad vecina, de libre frontera, en cualquier esquina,

a veces severa, a veces divina.

¡Vive y tolera!, la triste desgracia, al ser de cualquiera, más fina tu gracia, de dulce manera, como flor de acacia.

14

La cena

Cuando el triste anhelo, de ansiado sustento, es vida en desvelo, de un mundo violento, siempre rompe vuelo, quién vive contento y de gracia y suerte, ignora en su egoísmo, el dolor y muerte. Ni fe en cristianismo, a veces tan fuerte, doblega el yo mismo. campos de amargura, que alegres cedieron, flores y frescura y el fruto al que vieron. De amor y dulzura, besó el perro a su amo, con fina mesura, viéndole en su tramo, en la sepultura, aulló en su reclamo. De amor y dulzura, verdes se tiñeron,

De amor y dulzura, rebosa la fuente, por el agua pura, siempre transparente y pinta hermosura, la luna creciente. De amor y dulzura, el pescador pesca; grande la captura, en lonja se resta, contra puja dura, en bien de la cesta. De amor y dulzura, se forma le especie, en bella criatura, ¡desead que aprecie!, la buena cordura, cuando el tiempo arrecie.

De amor y dulzura y pan abundante, la ansiedad se cura y guerra arrogante, pierde su bravura, por la paz gigante.

15

Las amapolas

Invitan campos silvestres, alegres de abril y mayo, a doblar hierbas pedestres, don jinete y el caballo. ¡A galopar caballeros!, trotando olivares, sorteando veneros, al compás de las soleares.

de jilgueros cantando, mirando surcar la brecha, de campesinos labrando, preparando la cosecha.

¡Tristeza!, roja amapola, bailando al son de la brisa,

morir callada y sola, al rigor de la prisa.

Dulce verde primavera, cubierta de nazarenos,

Efímera tierna bonanza, segada para la ganancia,

de mañana rociera, de vientos serenos,

cuando más roja su semblanza, cuando más bella su estancia.

16

Las amapolas 2ªparte

La amapola de Sierra Mágina

Doblan campanas al viento, acaeciendo tarde dorada, de aquel que murió contento, en la prisa de la calzada.

Segador de verdes trigos, alabado buen hombre que alaban los testigos, ¡decidme ahora!:¿quién segó tu nombre?.

17

El néctar del dinero

Billete de España

Cuando vuela la emoción que entretiene, de la transparencia de un sentimiento y anida a la sombra de otro convento; marchitó, tal vez, la flor que sostiene, por agobio del néctar que contiene, tan sublime a veces en su contento, en refreno de ávido pensamiento, nunca harto a la carne que conviene. De avaricia murió el rico ahíto pena y no valer su dominio en las flores y...engarzar efluvio a su cadena. Triste condena suplicar esmero, al terciopelo resplandor de amores, cercado y abúlico entre dinero.

18

La avaricia

Entre compañía exigente, dos locuaces alimañas, en pos de furtivas mañas, con rectitud dirigente, riña dura con la gente, agreden los beneficios del sudor y sacrificios, de tantos y tantos necios, bajo el control de los precios, e incólumes ante vicios. Tenue moral por el suelo, de los soldados de bronce, endulza la fe de la Once, del labrador... el desvelo, la tozudez del abuelo, ansiedad en caprichosos, aún a costa de morosos y enternece al avaro, siempre el derecho más caro, a la caza los golosos.

Brindemos en el paraíso, con intrépida alabanza, salvando nuestra añoranza que adulteró el insumiso, muy terrenal y preciso y ahora cartas de infierno, que ensombrecen nuestro invierno y los frutos del empeño, objeto de fiel diseño, para el pan de hogar tierno. 19 He de aclarar que la palabra necios no es mis entrañas, sino de las de otros

De la nada

Allá en lo alto, en la colina, erguida y mirando al cielo, nunca más cerca del hielo, hay un alma que camina, sonámbula tras su ruina, en tanto tome su estimo. ¡Necia!, que donó su mimo, a los diamantes más puros y al más frágil de los muros, del orgullo bajo el timo. Tiene cortinas de seda, mármol blanco de Carrara, para mirarse la cara y en su destello... la enreda, prisionera de allí queda, como figura olvidada, triste y apenas siente, reina abúlica pudiente, reina de perla dorada, ¡tiene tanto, pero es nada! DE LA NADA NACIÓ AQUEL QUE: Tenía pasión, tenía dulzura, afán recio, afán de sueños, lozanía y vigor por dueños, osadía, rebeldía pura, siempre ajeno de atadura, siempre como árbol de invierno

y a veces dócil y tierno, al candor de la sonrisa, que en los labios se divisa, del iluso amor eterno.

20

Por el amor eterno

Miedo a soñar, miedo a perderte, miedo a no verte, jamás en el espacio y el olvido de tu encanto, me lleve a zozobrar al empeño de sentirte, al empeño de quererte. ¡Discurra el tiempo despacio! y el peso que levanto,

por los años pasar, tener que añorarte, tener que ausentarte y el placer reacio, doblegará de espanto, temiendo resbalar, en tu cuerpo inerte, abandonado a la suerte,

del marchitar recio. ¿Cuánto?,¿cuánto?,

eluda naufragar, pudiendo sostenerte, pudiendo penetrarte; tu negro pelo lacio, sea un suave manto

podré volar, antes de dejarte, antes de la muerte, del espacio necio, que en mi adelanto,

que acompañe el acariciar, en mi cuerpo al deslizarte; intensamente besarte!, venciendo el cansancio, el dulzor de tu canto. Miedo a soñar, miedo a perderte, miedo a no verte; será el frescor rancio, cuando la sonrisa sea llanto;

por el ávido avanzar, que trata de esconderte, que trata de envolverte, bajo polvo sucio, de un triste Campo Santo.

REFLEXIÓN Antes que errante y sórdido, prefiero ser polvo, tierra y árbol, flor de los valles, y el suave viento empuje mi aroma hacia ti, para deleite de tu encanto.

21

22

El bosque humano

23

El doble filo de la inocencia

Creí de tus labios néctar de las flores, de tus ojos... zafiros en la noche, y…oír tu corazón saltar en derroche, de mi codicia urgiendo tus pudores. Juntos, bajo destellos de colores, de la lluvia, arco iris, guinda y broche, cuando el sol juguetea sin reproche, con las caricias de nuestros amores. ¡Ay de mí!, burlado por la inocencia, cubriendo la oscuridad del egoísmo, que a veces duerme con buena conciencia. Prefiero las frías noches sin estrellas, mi cuerpo entre las brujas del abismo, bailando al fuego, ¡lejos de doncellas!.

24

Nobles y vasallos

Campos verdes y amarillos del corazón de Sierra Mágina

calle abajo, calle arriba,

van y vienen los nobles,

de boca en boca van,

como si al mundo vinieran,

sus dichas a contar,

más los hombres de la siega,

que los verdes campos ven

convertirse en amarillos;

¡ésos, ni vienen ni van!.

25

Los celos

para ser de tu avenencia, doblego el orgullo que desalienta, nuestra frescura en presencia, apasionada y firme, representa, tentadora coincidencia, afinando el éxtasis que nos tienta. Seré siempre empedernido y rebelde a la formación ligera. Cogeré viento prohibido, soplando al mismo tiempo desde fuera. Quiero libre colorido, del jilguero cantor en primavera, que vuela almendro florido, deleitando el celo de quien espera.

Quiero ser de tu avenencia, desvaneciendo el celo que atormenta, dame pues tu conveniencia, a seguir la pauta que se contenta, lejos de toda indulgencia y del vínculo legal que se asienta; de esperar en consecuencia, la rutina que a veces se comenta, degenera la sapiencia, al impulso apático que fermenta y debilita su influencia, el sincero placer que se alimenta. Quiero ser de tu avenencia, sin diques, ni verdugos, ni tormenta, aclamando convivencia. ¡Envuélvete en suave dulzor de menta!, sitiando la vehemencia, de lo acorde que el pudor reglamenta;

26

LA CASA DE CRISTAL.

Hay una vieja mansión entre colinas,

donde sirven caviar en noble plata,

antes iban allí las golondrinas,

a criar lejos del necio que las mata.

La casa de cristal

Se alejaron las negras inquilinas,

Todos quieren llegar a la casa de Dios; ¿cuántos se pierden en el camino?, ¿cuántos rezan en vano?, predican la honestidad y la pobreza y amarran la riqueza. Aman la vida y matan por su bienestar. Lloran en comunidad y ríen en silencio. Se arrastran como mártires y viajan en carrozas…Bueno no sigo, voy a cansar. ¡OH DIOS!, quizás sea ateo, pero en el fondo quiero alcanzar ese amor eterno, quiero alcanzar tu casa, no deseo el vacío. ¡Vuelve otra vez y limpia tu casa!, hay demasiada suciedad, demasiado mercader, vuelve a…

de aquel duro señor que las delata,

que amarró su seda de altas cortinas

e ignoró alto vuelo por dulce nata.

Tanta exquisitez empalaga el alma,

volando el pulso del corazón pleno,

hacia oscuro rincón de un espejismo,

donde llega, reposa, crea y empalma

ese aguijón que conduce el veneno,

con sublimes rezos del cristianismo

27

Integración humana

Ese muchacho de casco y moto que no sabe hacia dónde camina, pronto dejará su liviano coto y hallará el destino que se adivina: campo, carpintero, tal vez piloto, quizás, si compite: carrera fina; en clase se comenta no es devoto, de mala junta caerá en la ruina. ¡Canto fugaz del pájaro que vuela!, de rama en rama busca su sustento, sin el preciso maestro de escuela; nadie sigue su aventurera estela, no tiene ni concierto ni convento ni quién le aguarde en solitaria vela.

28

La mentira

Roja cara del que miente, que oculta la verdad grata, desde la oscuridad mata razón en buena simiente y enturbia lúcida mente. Es la mentira piadosa, por su fin más venturosa, abrigando la esperanza, cuando su final alcanza, quien sueña con vida hermosa. Cierto y quieto bajo losa, el cuerpo fósil y tierra, como pino de la sierra, dobla sobre húmeda fosa, cediendo al tiempo que acosa. Queda el vacío del ausente, para llenar no hay suplente; quien se va deja su estela

Fue la mentira serpiente, que encaramó la grandeza, en sublime fortaleza, por sacrificio inocente, del que soñó ser pudiente. ¡Necia vanidad humana!, ataviando vida sana de breves gozos ilusos, quiere llegar a los rusos, alzando fe cotidiana.

Será la cultura vana y el Quijote de Cervantes, no enganchará como el de antes y el talento con desgana cambiará finura sana, por los perritos calientes y hamburguesas entre dientes.

Vulgaridad de los gringos, del ajedrez a los bingos, de señores a sirvientes.

y marca triste secuela, en el recuerdo vigente.

29

La mentira 2ªparte

Es la mentira serpiente, cuando por culto al dinero, se perturba el mundo entero, siempre hay deuda pendiente, crispando aguante de gente. ¿Dónde está la miel sabrosa? Quizá… en colmena azarosa; si de ambición justiciera, peligrosa: desespera; ¡escogedla de una rosa!.

Es la mentira serpiente, vano el odio que desata y el placer de envidia innata; de fustigar al prudente, surge duelo contundente, corre la sangre furiosa, de venganza caprichosa; roja se tiñe la tarde. ¡Ay monte que en llamas arde!, en baldía muerte rebosa.

Fue la mentira piadosa, dividiendo fuerte alarma,

Fue la mentira piadosa, por amarrar el buen celo, en la armonía y el consuelo

segura de feroz arma, incitadora y rabiosa; desistió su ira morbosa al huir la fuerza de choque, más débil, cambió su enfoque y erró víctima de engaño, el dominador del daño y en tierra (de nadie): clavó su estoque.

y de ficción amorosa, hizo la carne dichosa;

más que ausente de aliciente, por el cuerpo que no siente,

el amor de la pareja, añora triste entre reja, roce y calor suficiente.

30

Acoso sexual

cual si atado en riqueza, compra el ficticio placer, duerme su alma en pobreza, siempre forzado el querer, fermenta a maltrecho deber y poco a poco carcome, cuando no se corresponde. ¡Dejad la virtud se asome que la conveniencia esconde, a la espera alguien le ronde!. Limpio es lo prohibido, si en conquista se consigue. ¡Deje el sueño su nido y lo que tanto persigue, el dulce contacto abrigue!, como bello jilguero, volando de rama en rama, de sus cartas: cartero, con su canto feliz: llama, con su flujo: pisa y ama.

hipócrita la estirpe, que recorta la fiereza, como si fuera sierpe; siempre hierve la pureza, redil la carne en firmeza. Hipócrita del hombre que persigue la gacela, goza el cuerpo en su nombre ¡Ay pasión que no cesa, cuando el placer escritura y el instinto presa!, el pudor es atadura y verdugo la cordura. ¿Quién puede proteger?, si tira y coge su gracia, pérfida la mujer, cuando solo su ego sacia, viendo como otro se(vácia); y marca triste secuela, por el acoso que duela.

(vácia)= en vocabulario popular se dice así

31

El cementerio humano

Bellas lápidas labradas, surcadas por letras doradas, compañeras en la noche y el día, conservan fiel caligrafía. Bellas lápidas de mármol, reflejos de tupidos cipreses, centinelas de silencios, galardonadas con claveles rojos. Bellas lápidas blancas, recintos de sentimientos, tesoros de alegrías, mazmorras de tristezas. Bellas lápidas comunes, sepulturas de noblezas, alquiladas de por vida, servidoras de grandezas. Bellas lápidas del cementerio misteriosos sueños esconden, calladas escuchan tu llanto ni a tus lamentos responden.

32

Crisis

Están los campos maltrechos y afligidos los jilgueros, ya no cantan los rocieros ni se alejan de sus techos, anhelando sus derechos, y entre zarzas: alimañas, se apoderan de montañas. ¡Tinte la lluvia de verde!, ya la riqueza se pierde, por las míseras campañas. Por las heridas entrañas, se vulneran las grandezas, a veces de sutilezas, a veces tantas Españas, acogen tantas calañas, se apoderan de bondades y esparcen calamidades, usurpadores de estancias, siempre injustas abundancias, por la ausencia de verdades. ¡Crisis!, faz de vanidades, voz dolida el que predica, que en rico logro practica, se sostiene en calidades, mientras mueren sociedades. Miedo a la crisis del alma ni se cura ni se calma, anclada en la fe: desgasta, por el vigor que malgasta, cuando la ansiedad empalma.

33

En buen provecho desarma, quien amaña en su silencio, buena tajada del rancio, anticuada su vieja arma, bajo el polvo de la norma y la gallardía de antaño, pronto se tuerce de engaño, solapado en la riqueza, solo dimana aspereza, temiendo su desengaño. Como soldado de estaño, volátil y quebradizo, el nuevo que su bien hizo, muere preso de su empeño, de rutina año tras año. Sola queda la materia, aliada de tanta histeria y su anzuelo balancea suavemente en la marea, para enganche a su miseria. ¡Cambie España su historia!, por el trabajo y el invento, y el movimiento en talento, el arte sea memoria, el placer de carne: ¡gloria! ¡Vuela en tu viento bandera!, roja, gualda y ligera, libre de tanto prefecto, la razón en su defecto, en vanguardia de la esfera.

34

Cuando el buen padre requiera, el fiel voto de su hijo, encubridor de su alijo, como salvador que fuera, promete mejor manera, para el gozo de los sumisos. Con los laureles precisos, todos al redil acuden y al corte de voz aplauden, premiadores y concisos. Culpan del mal a insumisos, a falta del fundamento, creador del instrumento que libere a tantos lisos, del peso de los avisos. Cuando falsos testimonios, alterados por demonios siembran conductos severas, Por alterados agobios, amengua e insatisface, la sensualidad que place. ¡Deleitad, cautos los novios!, la dulce miel en los labios, lejos siempre de la guerra, de la arrogancia que encierra, que hiere por fanatismos, de patrios nacionalismos, vertiendo sangre en la Tierra. no tiene el odio fronteras, agraviando patrimonios.

35

La envidia

Nacieron los dos de la misma madre, cruzaron los campos entre olivares, hallando espárragos para los bares. El uno hizo la zala(1) como el padre, el otro escogió la noche en desmadre, librando en su interior mil avatares… Poeta soñador en los altares que abajo dejó el marco de su encuadre. ¡Ay de aquel que madrugó con la envidia!, maldiciendo en la sombra los talentos, del que sabe torear en su lidia:

la vulgaridad furiosa en su queja, y heredar la magia de los cuentos, y endulzar el amor de la pareja.

(1)Así se denomina al manojo de espárragos en Sierra Mágina

36

Libertad

Grávida la vida mía, en tropel a cal y canto; inhiesta y en armonía... ...la libertad que amo tanto. Aquella tarde sombría, que jugué a ser un santo, otra vez zozobré a por fía, incitando inútil llanto. ¡Ay mi esperanza baldía!. ¡Ay mi consejo de espanto!, queriendo ser mejor guía, de la simpleza que aguanto. Dejaré correr el día, dejaré el árbol que planto, cada cual en su romería, cada cual escoja un manto y abrigue la noche fría, del alma en su quebranto; cada cual con su alegría, de la suerte, del encanto.

37

Tacto y sentimiento

Quiero volar como copos de nieve, para dejar mi polen en tu esencia, no es fácil el recuerdo de tu ausencia, si de amor, no hay tacto que lo pruebe. Más cerca para ver ese relieve, de un rostro que delata tu paciencia, más cerca del poder sin indulgencia, aunque ya débil, tu gozo lo apruebe. Quiero estar más cerca y llegar más lejos, donde el viento eleve nuestras caricias, allá donde las almas son espejos: de esas noches radiantes entre besos, de tan dulces entregas sin franquicias, de aquellos ojos fijos y embelesos.

Más allá del crepúsculo de un dorado atardecer, más allá del sentimiento en soledad, más allá de la ansiedad para alcanzar un imposible, más allá de un dios falso o verdadero, más allá de amores divinos… …¡Quiero ir más allá!...¡Quiero reposar sobre el eco de nuestros susurros!... …¡Quiero el calor de nuestros labios!...¡Jamás seamos recuerdo!.

38

El traslado

Agosto dos mil año, ¡compañeros aquí os dejo!, la historia que reflejo, como soldado de estaño, dócil entre el rebaño, conducido a otra pradera, siempre junto a mi bandera,

de honor y de trabajo y el derecho al relajo, para vida más certera.

¡Compañeras aquí os dejo!, mi sombra en el recuerdo, en el silencio me pierdo, a mirarme en otro espejo, y esperar fiel consejo, del mejor adivino, prediciendo el destino, de esta alocada esfinge, de vez en cuando finge, para escoger su camino. Con una copa de vino, cada cual de nuestro rango, ¡bailemos todos un tango!; con mi cara de rabino, bailará hasta el pino; cual si preciada gesta… Quien se brindó a esta fiesta y quiso ser testigo,

cuando se va un amigo, a otra esencia modesta.

39

Lunes de karaoque

Sin ritmo y trote cansado, va un caballo sin gobierno, un triste lunes de invierno, por el sendero acotado, a señores del poblado que antes llenaron su tripa; ¡pobre de mí tan guripa!, en el tedio del trabajo, de mis días: tostada y ajo. ¡Ay...! Mi fe que se disipa. Veo la mirada ausente, del caminante de acera, con perrito y sin bandera, entre cábala prudente, siente como tanta gente, el triunfo del Karaoque, con solfeo … buen retoque, de albañil … mejor artista, de la rosa buena vista, para… talla del enfoque. Chocolate, mantequilla… Moldeable golosina, el dulzor que hasta domina del abuelo a la chiquilla, con pasteles pacotilla, para el consumidor manso, del montón tirando a ganso, en su butaca casera, eligiendo la primera tras dominical descanso.

40

Por estos montes del diablo, picachos de altos entalles, hay una cruz sobre un retablo, que hermosea los valles, de esta Mágina indomable que imagina el pensamiento, de un caballero encomiable Hidalgo y mejor talento, quien escogió el boca a boca, para portar la leyenda en nuestra historia loca, de Requena y su contienda; ¡pobre que palmó en la cuesta!, al soportar tanto peso, cuando despreció su cesta, con pan, aceite y buen queso,

Antes que el ojo: la tripa

ES VERDAD QUE LOS CUENTOS Y LEYENDAS DE MÁGINA, DE GREGORIO HIDALGO, NO PESAN, AL CONTRARIO DE TANTAS HISTORIAS QUE HOY POR HOY NOS AGOBIAN EN LAS SOBREMESAS. MI ENHORABUENA, PUESTO QUE SUS CUENTOS Y LEYENDAS, PIENSO ESTÁN ENCAUZADOS PARA LLENAR AL SER HUMANO CON LA FANTASÍA QUE HOY SE CARECE, CON UNA PLUMA BASADA EN LA FICCIÓN O QUIZÁS EN REALIDADES DE LOS HOMBRES Y MUJERES DE MÁGINA; UN POTENCIAL HUMANO QUE MUCHOS PUEBLOS QUISIERAN PARA SÍ. HE DE DESTACAR SU GRAN VARIEDAD EN CUANTO A RECURSOS LITERARIOS QUE DE FORMA AMENA Y SENCILLA PLASMAN SU PERSONALIDAD COMO PENSADOR. MI ENHORABUENA A GREGORIO HIDALGO, POR SU LIBRO DE "CUENTOS Y LEYENDAS DE MÁGINA".

por un cebado borrego, que nunca llenó su tripa.

¡Ay cuando llenamos de ego!, esa fe que se disipa, con el paso de los años; dueño de sí soberbio ojo, que nos lleva a los engaños, y el cielo azul vemos rojo.

Le dedico el siguiente poema al escritor Gregorio Hidalgo Herrera de Jódar(Jaén)

¡Quiero vivir en la calle fingiendo a Frasco Mascota,

seré feliz cuando halle por zafiro una bellota!,

tan simple, pero hace presa, como ilusión de un tenorio…

.Mi fantasía jamás pesa ¡ni los cuentos de Gregorio!

41

Los meses de Mágina

42

Los meses de Mágina De julio y agosto, se quema mi anhelo; aunque muy frío el mosto,

Cantores de mayo, volando los valles, galopa el caballo, cruzando las calles, galán, gitanillas y olor a jazmines. Hermosas chiquillas, tocando violines, la banda pasando, …San Juan y Don Junio los sueños soñando, noche en plenilunio. Quedó atrás febrero, de lluvia indecisa. Se va el cosechero, calmada su prisa, de aceituna ansiada, allá en la almazara. Campiña sembrada, marzo de alfaguara, de hinojo… espárrago, de junco… amapola,

Llegará mi octubre, el más deseado, airoso y salubre. Paisaje encantado, que guarda el poeta, en su alma secreta.

solo es mi consuelo: Ver rojo noviembre, de arce y de madroño.

Querido septiembre, peinado de otoño desde aquí a diciembre, se espera el retoño, que crece en enero con savia en su vena.

De flor altarero, abril encadena,

preñando los prados y mis sentimientos;

tan abigarrados, sin afinamientos.

En duro divorcio, con pulcros jardines, y en pleno consorcio, con los chamarines, del fuero campestre, del monte y aguaderos,

y el lirio silvestre, para los jilgueros.

tupido y fárrago, de suave aureola .

43

,

Enero

Enero resaca, cubierto de nieve, Almadén destaca, su blanco relieve. ¡San Antón ya viene!; ¡acercad la rama!, el calor conviene, al que tanto aclama, armar buena lumbre, ascuas y chicharras, y hacer costumbre, coplas y guitarras. ¡Vamos a los puertos!, al Matabegid frío, a montes desiertos, y al viento con su brío, que ahuyenta las cabras, a los bajos praos (1).

¡Fuente las Palomas!, ¡al Castillejo voy!, cruzando las lomas, ¡mi alma a Mágina doy!, ¡mi paraíso blanco!, entre Cambil y Huelma; en este barranco, me llamaron pelma, de aseverar la orza, …picantes morcillas …enaguas de alforza, …enea en las sillas, …candil en la noche, …tertulias al fuego, …lejos… el reproche, …la baraja en juego, …la vista perdida, … y el quehacer libre.

Silban las palabras, eco en los cortaos, rebaños, pastores, buscando sustento; los tiempos peores, de hallar asiento.

¡Enero da vida!, sazón al calibre, húmedas laderas; las huertas de agosto, a pié… las regueras, sin apenas costo. (1) palabra popular entre los pastores

44

Febrero

En febrero, al fin, montaña nevada, se rompió la sinrazón persistente, entre copos blancos corre mi mente, jabalí sube encinar en manada. Mensajera que fuiste la escuchada; abrazando la verdad indulgente, ¡anidad, volar el valle presente!, colorines(1) de olivar en cañada. Se escribió un mensaje en la madrugada, secundó la paloma con su vuelo, ¡descansad portadora en tu morada!. Si premiada es la razón consolada, con bondades infinitas del cielo, ¿quién te premia?, ¡compañera olvidada!.

( 1)Muchas veces en Sierra Mágina, se le llama al jilguero “colorín”

45

Marzo

Marzo: cruz y cara, de espárrago e hinojo, de agua pura y clara, curando de antojo …carcelero invierno, privador de aposento, del bullicioso y tierno, colorín(1) contento, que regala su canto, al placer flamenco, y consuela el llanto, del más puro elenco… Soleá gitana, sin yunque ni estribo, …martinete…nana; muriendo el cultivo, por ser de este fuero, rociar el veneno.

46

Cuanto más dinero, mucho más ajeno, al marchitar recio, de lirios vencidos, la mano y el desprecio, y arados perdidos. Marzo de alfaguara, San José y la hoguera, la “Mancha” acapara. ¡Que venga quien quiera!, y a la "Peña el Trillo", a escuchar talento, de Paco "El Tintillo", pescaor(2) de asiento, muy cerca del “Puerto”, donde brilló el poeta, sobre el mar abierto, en su alta caleta. Poeta en los mares que vio de esta tierra …verdes espigares, al pié de la sierra, en marzo su siembra, por hombres de rango. Fue la dulce hembra, quien dio su fandango, alegrías, buen mosto, tientos, seguiriyas, allá por agosto,

penosas las trillas.

( 1) palabra popular que representa al jilguero. (2) palabra popular andaluza.

47

Abril

Soleado abril que funde la nieve, en preciada pureza hacia la fuente, manantial de acuarela sobre relieve, del pintor extasiado por su mente. Primavera florida y bullanguera, del balcón y el clamor de la saeta, el geranio en su flor se desespera, dibujando ilusión en el poeta. Suenan los tambores entre los valles, y el costalero se aferra a su pulso. ¡Semana Santa…desfile en las calles!, saliendo de la Iglesia que encandila; hasta la vieja retoma su impulso, a ver el Cristo en la " Cuesta…la Pila".

48

Mayo

¡Espérame hermosa!, fiel en tu fragancia, ¡resiste el marchitar!, ¡aguarda olorosa!, firme en tu estancia, ¡oloriza el resoplar!, del viento que acosa, suavizando tu sentencia;

vencerás el deshojar, del terciopelo en su elegancia, por tu sabia jugosa y el logro de la abundancia.

Nacida para soñar. ¡Brilla, caprichosa!, deleitando el mirar, en natural conveniencia.

49

¡Espérame hermosa!, ¡lléname de tu fulgor!, ¡de sangre renacida!; ahora corre quejosa, nublándose el resplandor, adormeciendo la vida, y ésa condición ventajosa que dice tu rosa color… ¡Avive mi huida!, de la oscuridad viciosa y encuentre el verdor que te sostiene erguida. ¡Tú puedes, rosa!, contagiarme de dulzor, y de gloria escogida, por la lluvia generosa.

Ojalá encuentren el camino de la salvación, aquellos que solo ven la flor de la cocaína.

50

Junio

Ver cielos nublados, de anhelo cumplido, y campos mojados, por junio florido. ¡Cantad agraciados!, ¡dejad vuestro nido!. Siempre primavera, de eternos amores; el gozo no muera, de nobles valores, ¡llegad dónde quiera!, sin inquisidores. San Juan caprichoso, ¡venid entre rocío! y el aire oloroso, se fundirá en el río, caudal clamoroso, ¡alejad el estío!. San Juan caprichoso, esquivo, indulgente, rebelde, lluvioso, en dicha la gente, más tibio y hermoso, el sol de poniente.

51

San Juan caprichoso, olivar cuajado, de fruto dichoso, fuiste el encontrado, de amor generoso, el gran olvidado. San Juan caprichoso, cerezo enojado, de fruto quejoso y trigal resfriado, de grano doloso, en verde espigado. San Juan Caprichoso, la amistad perdida, perfil vanidoso, costumbre escogida;

¡dejad el acoso!, ¡volved a la vida.

San Juan caprichoso la amistad ganada, perfil ortodoxo, la flor perfumada; ¡brindad en reposo!, mañana es la nada.

52

Sueño de amor en julio

Mis manos acarician tus mejillas, tus labios carmín recorren mi boca, sueños, sonrisas, miradas sencillas, dulces palabras y el juego de la oca. Cuerpo con cuerpo nuestras maravillas, y el agua saltando de entre una roca, cubre los gritos de las pesadillas, cuando la miel en tu nido es muy poca. Rienda suelta el frenesí que tanto amo, mi elenco de ansiedad camina incierto, de gacela incitando su reclamo. Prohibida la flor de este concierto, busco una sombra donde me derramo, sin haber regado el lirio de mi huerto.

53

Agosto y el merecido descanso

A los alumnos del Instituto de Peña del Águila, de Sierra Mágina , Mancha Real (Jaén)- para que disfruten el mes de Agosto -99 en las bulliciosas terrazas de verano, y adquieran la inyección de moral, afrontando con éxito una nueva etapa… y en la serenidad de la noche:

¡Recordad aquellos años!, de las trenzas y el babero, jugar o el deber severo, aún con los blancos paños, del escozor a los baños, entre lágrimas y risas, de la mano en las misas, a la sombra y acicate, los mocos y el chocolate, rociando las camisas.

54

Juventud firme y valiente, como águilas de la Peña, que la cultura enseña, en la razón prudente, desdeño mosca insolente, labrando la biografía, en personal filosofía; aunque a veces se adultera al subir por la escalera de la mezquindad tan fría. Juventud firme y tozuda; ¡seguid todos la flecha!, la honradez en la brecha, de la mente que suda, en pos de la verdad cruda; ¡ojalá nunca reviente!,

fácil y transparente, si se tiene la cordura, la rebeldía y frescura, y el rigor conveniente.

55

Septiembre agua fiestas

Enrojeció el tomatal de mi huerta, reverdeciendo galán el pepino, de pipirrana al frescor de mi puerta, apasionado se invitó el vecino; a los pimientos…aceite…tocino, un par de peras…media sandía abierta; muy entrada la noche, clara y despierta, se le trabó la lengua por el vino. Llegó la tenue lluvia que merece: septiembre airoso acariciando... otoño. Cada cual en su villa desperece: loca vaguedad del tiempo bisoño, enhebrando…moral que fortalece, viendo caer las hojas del madroño.

56

a

Octubre de Mágina

de la trillada era,

Campo rojo y embrujado, de octubre lluvioso, muere bajo el arado mi huerta en reposo, que ya entregó su fama, más que la fuerte grama, tan viciosa y sana, enemiga al labriego, del veneno en combate, dejó el pimental ciego, De grande pintada, pequeño engalana, la cesta calada, clamando pipirrana, o entrar en la botella, de otoño y aceite. Preciada doncella, a la sombra y deleite, con tocino a la brasa, bajo rosada hiedra y la dorada pasa, y cien años de piedra, entre gente cercana; y enredó al tomate.

del trigo de la Sierra, cama de la noguera; duermen roca y tierra, de hojas cubiertas, como pálida alfombra, por el tiempo muertas, viento y lluvia escombra, para el nuevo aliento,

de un abril florido; delicioso invento, que jamás olvido,

ni al frágil cerezo,

poco a poco muriendo, al temible bostezo, del rey sol cayendo, abrasando el valle, con su abrazo de fuego. octubre y su riego, ¡vuelve dulce calma!, con agua del cielo. ¡Mágina de mi alma!; ¡verde hierva terciopelo!. ¡Ojalá no desmaye!,

57

Octubre 2ª parte

¡Mágico octubre airoso!, cuando el brujo danza, bajo cielo nuboso, en plena alianza, con lechuza nocturna, fantasmal…taciturna; en el ojo su brillo, y en la rama del membrillo… ¡Adivina…adivinanza!.

58

Noviembre de difuntos

Noviembre, ilustres difuntos!, en floridos cementerios, descansando los imperios, todos los nichos juntos, parecen pequeños puntos, como estrellas del cielo. A veces tanto vuelo, la terrenal agonía, toda la grandeza mía, no es suficiente consuelo. ¡Noviembre, todos los santos!, una tumba y un ramo… lirios, alumbrando un par de cirios; lejos: fúnebres cantos, …oro bordados mantos, …los cortejos reales. …las plegarias parroquiales. Las bondades en la vida y la humildad desmedida… sus virtudes principales. Peladillas y calientes, las castañas al fuego, las nueces al talego, entre higos, crujientes, manjares entre los dientes; fieles a cola y ginebra, cuando se unen, enhebra: el amor con la tertulia, devorando la abulia, y la muerte que quiebra .

59

Diciembre

Al fin llegó la aceituna; ¡la vara al hombro currante!, ...Alá y el magrebí ambulante, clamando a la media luna, la suerte y media fortuna; aunque moro, poco mago, sus manos y buen halago, a quien dispuso esmero, ¡Diciembre, Mágina, valles!, Almadén y su relieve, entre encinas y nieve. ¡Ay pueblo no desmayes!, ¡aceitunero a las calles!, ¡que viene la Nochebuena!, aguardiente quita pena, pacharán muy casero, villancicos del "Cabrero", mazapán y magdalena. ¡Fin de siglo, nuevo año! el dos mil de la Sierra, paraíso sobre la tierra, muy cerca del rebaño, que se hace tanto daño, el trabajo o el dinero, anhelando mejor pago.

bajo tanta hipocresía, altivez … burguesía. ¡A tus raíces... tu sueño!, ¡recibe el año torreño!; ¡amanece un nuevo día!.

60

Volverán los esparragos

Loco de soplar el viento solano que quema la amapola que el valle ama, quemo la visión de mi último plano, del horizonte azul entre retama, y en amarillos campos de verano, de jamargos resecos entre grama, se detiene mi espíritu escribano, y a la frescura de los cielos clama. Volveré, tal vez, en la primavera, a campear barrancos y olivares, a festejar la brisa mañanera. Generosa, otra vez, la esparraguera, premiará con sus hijos mis andares, en verde zala de gracia rociera.

REFLEXION:

He querido pasar por alto el diccionario español e incluir algunas palabras que no estaban contempladas en él, como Jamargo(Jaramago) y Zala(manojo), son modismos

de mi tierra que merecen atención .

61

Poesía Rebelde

62

Introducción

Se dice que la vida consta de dos etapas: una de escasez y otra de abundancia. Pasamos de una a otra y viceversa sin causa lógica, aunque sí influye el tiempo. Entiéndase por abundancia no sólo la materia, sino la energía para sentir con intensidad: la vista, el oído, el tacto, el gusto, el olfato, el amor, el dolor etc., algunos piensan que cuando viven en abundancia están en lo alto…en el cielo y cuando están en escasez …en lo bajo…en el infierno. Pienso se debe huir de la terquedad inocua, de la vulgaridad en serie, mejor dicho, de lo superficial porque está de moda, de hablar y hablar y no decir nada, de confundir, de lo que no motiva.

¡Vivamos nuestra energía!, nuestra melancolía, para que sea buena herencia cuando la luz se apague y viajemos a la oscuridad incierta.

No ames lo que no conoces a ciencia cierta. En todo caso ama la vida y, así amarás a quien te la dio sin darte cuenta.

63

REFLEXIÓN SOBRE UN POEMA

¿Cuantas veces convinimos que la generación de los 60 o los 70, hemos estado estrictamente supeditados a la voluntad de nuestros padres y ahora, al comienzo de los años 2000, a la de nuestros hijos?. Añoro con melancolía aquellos años de juventud rebelde, haciendo frente a una ley severa por la dictadura de Franco, realmente tomaban valor nuestros amoríos clandestinos, no exentos de pasión, entonces sentía un gran cobijo en la amistad llana y sencilla que apoyábamos unos pocos amigos. Ahora tenemos tantas cosas, tantos medios, tantos recursos... pero aun así creo que el ser humano se siente solo, más solo que nunca, porque tan malo es padecer la miseria, como navegar rodeados de materia y sentir avaricia hacia ella. No sé si es que antes no nos enterábamos, o es que hoy con tantos medios de comunicación, se conocen las estadísticas de las desavenencias matrimoniales, con maltratos corporales y muertes, estas situaciones aumentan cada vez más en una sociedad incapaz de poner soluciones, no sé si estos problemas se producen por las economías estrechas, o por ansiedad, porque vivimos demasiado deprisa, o por un mal reparto de deberes y derechos...No sé... De cualquier forma hemos de plantearnos si este mundo basado exclusivamente en el consumismo, donde nos meten tantas necesidades que apenas el sueldo nos llega a final de mes, es mejorable con un cambio de conducta basada en las relaciones humanas; a estas alturas, ¿podremos conformarnos con menos?.

No soy filósofo ni portador de razones, en todo caso quiero contaros un poema que trata de la melancolía que siento a mis años de juventud.

64

Made with