Info.SEPD nº52

EDITORIAL

EDITORIAL

Bravo Bienvenidos al segundo número de 2020 en el que nuestra revista info.SEPD, en medio de intensos y numerosos cambios obligados por la pandemia CoViD-19 se acerca a nuestra sociedad con contenidos adaptados a las circunstancias en este tiempo de verdadera tribulación. Un cuarto de millón de infectados demostrados, y cerca de 30.000 fallecidos avalan el drama de mis palabras. BRAVO Daniel Ceballos Santos

Sumario SUMARIO

03

Editorial Bravo Por Daniel Ceballos Santos Tribuna del presidente Por Javier Crespo García SEPD informa

04

enorme esfuerzo el trabajo atascado durante estos meses, con la vista puesta además en un eventual retorno a la trinchera en otoño. Nuestra sociedad científica ha protagonizado, de lamano de otras sociedades afines, en un esfuerzo de consenso y conciliación que otras instituciones podrían seguir como ejemplo, la publicación de recomendaciones para la parada y desescalada. También ha empleado profusamente las nuevas tecnologías para reunirnos virtualmente y difundir el conocimiento del SARS-CoV-2 y la afectación en nuestros servicios y en nuestros pacientes. Valga el ejemplo de la transformación del congreso anual en tres fragmentos virtuales. León: puedes esperarnos, porque iremos a pagarte la visita perdida. Las cosas se pueden hacer mejor siempre, pero sin temor a equivocarme, creo que las hemos hecho soberanamente bien. No quiero despedirme sin recordar a los compañeros que nos han dejado, víctimas de la pandemia en su puesto de trabajo. Ellos merecen lágrimas, y también un sonoro “bravo”.

Vendría en este momento el lugar de un resumen somero de los contenidos científicos, pero no quiero malgastar ni una línea en ello cuando tengo la obligación moral y deontológica de aplaudir con esta editorial el desempeño, arriesgado, de nuestra profesión. En los últimos meses se ha etiquetado de “héroes” a los sanitarios y a otras profesiones que lejos de confinarnos, hemos tenido que aumentar el ritmo de nuestro trabajo con la pandemia. Algunos rechazan la etiqueta con modestia, pues los médicos hemos dedicado la vida precisamente a curar y confortar a los enfermos. Sin embargo, y haciendo uso de la máxima flexibilidad del término, sí pienso que los sanitarios son héroes. Lo son, lo han sido, y lo van a seguir siendo. Nuestra profesión es heroica. Como en los mitológicos trabajos de Hércules, empeñamos la vida entera en la consecución de objetivos laborales y profesionales, en una carrera infinita de formación continuada discente, y los más brillantes de nosotros, docente. Un camino lleno de sinsabores, pues los médicos ganamos muchas batallas con nuestros pacientes, pero perdemos también algunas guerras. Un botón de muestra de este esfuerzo que yo califico de heroico es el más que conocido burn-out característico de nuestra profesión y de otras de gran esfuerzo personal. Ese coste se traslada también a nuestras familias que, desde el esfuerzo inicial compartido de la formación en la licenciatura, el grado y la especialidad, hasta las periódicas ausencias domiciliarias de nuestras guardias, añaden su granito de arena al objetivo. Somos héroes, y lo hemos sido antes de la llegada del CoViD, y lo vamos a seguir siendo. Y merecemos los aplausos, porque ya los merecíamos y los vamos a seguir mereciendo. Y el aplauso y el reconocimiento no debe quedarse en mero símbolo, sino que debe transformarse en una apuesta decidida desde los poderes públicos por el adecuado funcionamiento de los sistemas de salud en términos de apuesta por el profesionalismo, adecuada retribución, clima laboral y estabilidad de plantillas. Una sanidad precaria no contribuye al progreso social. Una sociedad enferma en el sentido literal del término no avanza, mientras sus miembros fallecen de enfermedades tratables. Nuestra especialidad, aunque no en la primera línea de batalla del área de conocimiento directamente afectada por el CoViD, ha contribuido con una parada, en algunos casos total, de nuestra actividad propia y específica para atender de la mano de internistas, neumólogos, intensivistas y anestesistas a los enfermos de esta primera ola. Ahora nos toca retomar con un

05

Por Ricardo Burón Abolí

06

Punto de vista ¿Es posible suspender el tratamiento antiviral en pacientes con hepatitis crónica B antígeno e negativo? Dra. Ángeles López Garrido / Dr. Matías Estévez Escobar Actualidad » » RESUMEN DE LA PRIMERA PARTE DEL CONGRESO VIRTUAL DIGESTIVO SEPD » » LISTADO DE DOCUMENTOS GENERADOS DURANTE EL COVID-19 » » SEPD » » FEAD Evidencia científica » » Revisiones BIBLIOGRÁFICAS Equipo SEPD

16

28

36

S

E

O

É R

40

H

Daniel Ceballos Santos Director de Info.SEPD Feliz y provechosa lectura.

MAIL A: Director de info.SEPD

2

3

Made with FlippingBook flipbook maker