Future Medicine

Monoterapia con tocilizumab en el tratamiento de la artritis reumatoide: revisión Un avance importante en el tratamiento de la artritis reumatoide se produjo tras la introducción del tocili- zumab (TCZ), un anticuerpo contra el receptor para IL-6, en el arsenal terapéutico. Después de su uso se ob- servaron mejorías en varios aspectos de la enfermedad, como signos y síntomas, alteraciones radiográficas, incapacidad y calidad de vida. Datos de ensayos clínicos extensos revelan tanto eficacia como seguridad del TCZ. Aunque el metotrexato sigue siendo el fármaco de base para la artritis reumatoide, hasta el 30% de los pacientes no tolera este fármaco antirreumático modificador de la enfermedad. Por lo tanto, el siguiente artículo se centrará en el conocimiento actual sobre el TCZ como monoterapia que, hasta la fecha, parece ser el agente biológico más eficaz administrado de esta manera.

Muhammad K Nisar* y Andrew JK Östör Rheumatology Research Unit, Box 194, Addenbrooke’s Hospital, CUHNHSFT, Cambridge, CB2 2QQ, UK *Autor para correspondencia:

PALABRAS CLAVE: agentes biológicos n eficacia n monoterapia n artritis reumatoide n tocilizumab n tolerabilidad

del éxito de los agentes biológicos, el meto- trexato (MTX) permanece como el fármaco de referencia para la AR contra el cual se comparan otros agentes. Por esto, la mayoría de las directrices recomienda al MTX como el FARME de primera línea, ya sea como mo- noterapia o en combinación con otros FAR- ME [6,7,101,102] . La evidencia actual indica que el MTX mejora la eficacia de la mayoría de los agentes biológicos cuando se administran en forma si- multánea [8] . Sin embargo, alrededor del 30% de los pacientes de AR presenta intolerancia al MTX debida, sobre todo, a los efectos secun- darios [9] . Además, aunque el tratamiento com- binado se considera más eficaz, el perfil de los efectos secundarios puede estar aumentado y li- mita este paradigma en ciertos pacientes, como los ancianos o los que presentan otras enferme- dades. Por lo tanto, es imperativo determinar cómo actúan los agentes biológicos individua- les cuando se administran como monoterapia. Los agentes biológicos que han sido apro- bados como monoterapia hasta la fecha son etanercept, adalimumab, certolizumab, TCZ y abatacept en los Estados Unidos. Esta revi- sión se centrará específicamente en el papel de la monoterapia con TCZ en el tratamiento de la AR, que incluye su eficacia y seguridad, y la comparación con otros agentes biológicos utilizados de esta manera. Química, farmacocinética y farmacodinamia La IL-6 es una citocina pleiotrópica con una am- plia variedad de efectos biológicos (Figura 1). La IL-6 se une a los receptores solubles y unidos a la membrana, que después se acoplan con la molécula de la superficie celular (gp130) y da por resultado la activación celular [10] . La IL-6 es producida por varios tipos celulares como células T, células B, fibroblastos y sinoviocitos. Entre sus muchas acciones, la IL-6:

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad crónica, sistémica, incapacitante, de etiología desconocida, que afecta hasta el 1% de la po- blación [1] . Su aparición es más frecuente en la quinta y la sexta décadas de la vida y se pro- duce con mayor frecuencia en las mujeres. La inflamación crónica asociada con la AR con- duce a una serie de secuelas que comprenden reducción de la función articular, incapacidad y mortalidad prematura [2] . Las alteraciones radiológicas pueden ser tempranas y hasta un tercio de los pacientes deja de trabajar dentro de 2 años del comienzo de la enfermedad [3] . Por consiguiente, la enfermedad tiene impor- tantes implicaciones económicas con un costo estimado para la economía europea de 45,3 miles de millones de euros en 2006; un tercio (16,6 miles de millones de euros) se atribuyó a la pérdida de productividad [4] . Está claro que la disfunción inmunitaria constituye la piedra angular de la etiopato- genia de la AR. Se produce la alteración del equilibrio estrechamente regulado entre me- diadores proinflamatorios y antiinflamatorios que conduce, en última instancia, a la infla- mación crónica. Esto se manifiesta sobre todo como sinovitis y destrucción del cartílago y el hueso. Aunque se desconoce el factor de ini- ciación, participan el sistema inmunitario in- nato y adaptativo. Las células T CD4 + tienen primacía en la respuesta inmunitaria mediada por células al estimular la producción de cito- cinas, como TNF- α , Il-1 e IL-6 [5] . Aunque el tratamiento óptimo de la AR requiere un enfoque multidisciplinario, los fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME) biológicos han re- volucionado verdaderamente el tratamiento. Tras el éxito de los antagonistas del TNF se ensayaron en la AR varios agentes biológicos más nuevos, como tocilizumab (TCZ), un anticuerpo monoclonal humanizado contra el receptor para IL-6. Sin embargo, a pesar

Tel.: +44 1223 217457 Fax: +44 1223 217838 muhammad.nisar@ addenbrookes.nhs.uk

part of

9

Int. J. Clin. Rheumatol. (2012) 7 (1), 9-19

10.2217/IJR.11.66©2012 Future Medicine Ltd

ISSN 1758-4272

Made with