Northside Hospital - A New Beginning Spanish

Un nuevo comienzo Guía personal para el cuidado de la mamá y el bebé

Cuándo llamar al 911 para la madre.

Dígale al operador del 911 que dio a luz

• Falta de aliento. (Mucha dificultad para respirar)

• Convulsiones.

• Dolor o sensación de opresión o presión en el pecho.

• Ideas suicidas o de lastimar al bebé u a otras personas.

• No responde a los estímulos.

• Debilidad muscular unilateral o parálisis. (Arrastra las palabras)

¡Siempre cumpla con las instrucciones de alta hospitalaria de la madre!

Bienvenidos a Northside Hospital

Queridos mamá y familia: Bienvenidos al Departamento de Servicios para la Mujer de Northside Hospital. Nos complace que hayan elegido a Northside para vivir una de las experiencias más importantes de su vida. Nuestro objetivo es tratarlos con cortesía y respeto y permitirles participar de su atención médica lo más posible para que —al regresar a casa— estén preparados para asumir nuevas responsabilidades. Mientras la mamá esté hospitalizada, el bebé recibirá la atención de un equipo de médicos y profesionales de enfermería especializados en maternidad y atención de recién nacidos. Estos son nuestros objetivos: • Ayudar a la mamá y a su familia a recibir al nuevo bebé. • Ayudar a que comprendan las necesidades del bebé y su seguridad. • Prepararlos para el regreso a casa. Esta carpeta contiene documentos que ofrecen información general del hospital e indicaciones sobre cómo debe cuidarse la mamá y cuidar al bebé cuando regresen a casa. Si tienen dudas sobre la atención de la mamá o la del bebé, siempre es mejor consultar al médico de cabecera. Estamos a su disposición para cualquier pregunta, dígannos en qué podemos ayudar. La información de este libro no sustituye las recomendaciones que los proveedores de atención médica le den a la mamá y al bebé. Queremos que participen activamente de su atención médica y los alentamos a que: • Soliciten más información y hagan preguntas tales como: ¿cuál es el problema?, ¿qué debo hacer?, ¿por qué esto es importante para mí? • Involúcrense, anímense a hacer preguntas. • La mamá debe pedir al acompañante de parto que esté presente cuando el equipo de atención médica dé indicaciones. • No se queden callados; si hay algo que no entienden, pregunten y pidan que lo repitan las veces que sea necesario. • Repitan las indicaciones para garantizar que entendieron. • Tomen nota, hablen con franqueza y no tengan miedo de tratar temas delicados. Avísennos si no pueden seguir las recomendaciones del equipo de atención médica. ¡Felicitaciones a la mamá y a su familia!

Un nuevo comienzo

Guía personal para el cuidado de la mamá y el bebé

Este libro está dedicado a las madres, a los padres y a todas las personas que los apoyan. Introducción El nacimiento de un bebé es uno de los eventos más emocionantes de la vida y un momento que atesorará y recordará siempre. Dar a luz a un bebé es el tipo de experiencia que compartirá con la familia, los amigos y hasta con sus propios hijos a medida que vayan formando sus propias familias. Este trayecto la llenará de entusiasmo, alegría y algo de temor a lo desconocido. El propósito de este libro es ayudar a la mamá a entender cómo cuidarse y cuidar al bebé después del parto. Mientras más información tenga, más segura y positiva se sentirá al aproximarse este suceso tan íntimo.

© 2000 Customized Communications, Incorporated Arlington, Texas, Revisado, 3/2015, 3/2018, 1/2019, 5/2020, 3/2021

1-800-476-2253 • Correo electrónico: cci@customizedinc.com Visítenos en customizedinc.com Derechos reservados

Índice

CAPÍTULO UNO CUIDADO PERSONAL DESPUÉS DEL PARTO El trayecto hacia la maternidad y formar una familia 7 Cosas que pueden hacer en pareja . . . . . 7 Cómo prevenir infecciones. . . . . . . . . 7 Visitantes . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Aspectos importantes sobre la seguridad del hospital. . . . . . . . . . . . . . . . 8 Cambios después del nacimiento. . . . . . 8 El útero. . . . . . . . . . . . . . . . . 8 Los loquios (secreción vaginal). . . . . . . 8 Cuidado del perineo, la episiotomía o la incisión cutánea. . . . . . . . . . . . 9 Baños de ducha o inmersión. . . . . . . . 9 La vejiga. . . . . . . . . . . . . . . . 10 Eliminación intestinal. . . . . . . . . . . 10 Hemorroides. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 Dolor posparto . . . . . . . . . . . . . . 11 Otros cambios físicos importantes 12 Desplazamiento de líquidos e hinchazón. . 12 Músculos y articulaciones. . . . . . . . . 12 Cambios en la piel . . . . . . . . . . . . 12 Várices. . . . . . . . . . . . . . . . . 12 Hemorragias en los ojos. . . . . . . . . 12 Cambios en las mamas y congestión mamaria . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Cambios emocionales. . . . . . . . . . 13 Tristeza posparto . . . . . . . . . . . . 13 Depresión clínica posparto. . . . . . . . 14 Psicosis posparto. . . . . . . . . . . . 14

CAPÍTULO DOS CÓMO CUIDAR DE SU BEBÉ RECIÉN NACIDO El cuidado del bebé comienza en el hospital 17 Contacto piel con piel. . . . . . . . . . 17 ¿Por qué es tan importante el contacto piel con piel?. . . . . . . . . . . . . . 17 ¿Cuál es la posición piel con piel correcta para que el bebé esté seguro? . . . . . . .17 18 Cómo usar una pera de succión. . . . . . 18 Cómo prevenir infecciones. . . . . . . . 18 Pruebas de detección del recién nacido. . 19 Pruebas de glucemia. . . . . . . . . . .20 La circuncisión y el cuidado del bebé no circuncidado. . . . . . . . . . . . . 21 Función intestinal y urinaria. . . . . . . .22 Cambio de pañales. . . . . . . . . . . .22 Dermatitis del pañal. . . . . . . . . . . .23 Cordón umbilical. . . . . . . . . . . . .23 Baño de esponja. . . . . . . . . . . . ..24 Uñas. . . . . . . . . . . . . . . . . . .25 Cómo tomar la temperatura del bebé. . . .25 La apariencia del recién nacido 26 Color . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Unto sebáceo. . . . . . . . . . . . . . 26 Piel seca . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Lanugo . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Ojos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Forma de la cabeza del bebé al nacer. . . . . 27 Punto blando. . . . . . . . . . . . . . 27 Acné miliar. . . . . . . . . . . . . . . 27 Mamas y genitales hinchados . . . . . . . 27 Marcas de la cigüeña. . . . . . . . . . . 28 Las rutinas del bebé en el hospital

Extracción manual y con sacaleches. . . . 41 Cuidado de las mamas . . . . . . . . . .43 Pezones adoloridos . . . . . . . . . . . 43 Congestión mamaria. . . . . . . . . . .43 Brotes de crecimiento. . . . . . . . . . 44 Preguntas sobre lactancia materna. . . . 44 Alimentación con biberón/ alimentación con fórmula 48 Marcas de fórmula . . . . . . . . . . . .48 ¿Con qué frecuencia debo alimentar al bebé?. . . . . . . . . . . . . . . . .48 Señales de hambre. . . . . . . . . . . .48 ¿Cuánta fórmula le debo dar al bebé?. . . 49 Patrones de alimentación normal del recién nacido. . . . . . . . . . . . .49 Cómo preparar y alimentar con leche de fórmula . . . . . . . . . . . . . . . 50 Cómo sacar el aire al bebé. . . . . . . . 51 Cómo limpiar e higienizar biberones y tetinas. . . . . . . . . . . . . . . . . 52

Hemangioma cavernoso. . . . . . . . . 28 Acné del recién nacido. . . . . . . . . . 28 Manchas en vino de Oporto. . . . . . . . 28 Manchas mongólicas. . . . . . . . . . . 28 Costra láctea. . . . . . . . . . . . . . 28 Ictericia. . . . . . . . . . . . . . . . . 29 30 Qué ven los bebés . . . . . . . . . . . .30 Qué oyen los bebés. . . . . . . . . . . 30 Qué sabores sienten los bebés. . . . . . 30 Qué huelen los bebés . . . . . . . . . . 30 El tacto . . . . . . . . . . . . . . . . .30 Los sentidos del recién nacido y el vínculo con el bebé

El comportamiento del recién nacido

31

CAPÍTULO TRES CÓMO ALIMENTAR A SU BEBÉ

RECIÉN NACIDO Lactancia materna

Bebés prematuros tardíos

53

33

Consejos de alimentación para bebés prematuros tardíos. . . . . . . . . . . .54

Beneficios de la lecha materna y la lactancia materna. . . . . . . . . . 33 Fisiología de la mama. . . . . . . . . . 33 Producción de leche materna . . . . . . . 33 Calostro. . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Lactancia materna exclusiva . . . . . . . 34 ¿Cómo sé si mi bebé está listo para tomar el pecho?. . . . . . . . . . . . . . . . 34 Señales de hambre. . . . . . . . . . . .34 ¡La pancita del recién nacido es muy pequeña!. . . . . . . . . . . . .34 Tomas muy seguidas. . . . . . . . . . . 35 Patrones de alimentación normal del recién nacido. . . . . . . . . . . . . 35 Posicionamiento y prensión. . . . . . . . 36 Prensión espontánea. . . . . . . . . . . 37 Cómo sacar el aire al bebé. . . . . . . . 37 ¿Cómo sé si el bebé está comiendo lo suficiente? . . . . . . . . . . . . . . 37 Los primeros días. . . . . . . . . . . . 38 La lactancia materna y el complemento con fórmula . . . . . . . . . . . . . . . 39 39 Extracción manual . . . . . . . . . . . .40

CAPÍTULO CUATRO REGISTRO DE TOMAS Registro de lactancia materna 55 Registro de tomas con fórmula 63

CAPÍTULO CINCO CÓMO PREPARARSE PARA VOLVER A CASA Mi plan de ayuda en casa Consejos para el cuidado personal de la madre

67

68

Cómo movilizarse de forma independiente. . . . . . . . . . . . . .68 Descanso y horas de sueño. . . . . . . .68 Nutrición (Alimentación saludable) . . . . 68 Ejercicio. . . . . . . . . . . . . . . . .68 Mientras esté en el hospital Antes de volver a casa. . . . . . . . . . . . . . . . . . .69

Cómo extraer leche materna

Ambiente de sueño seguro, Muerte súbita e inesperada del lactante (MSIL) y Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). . . 82 ¿Cómo es un ambiente de sueño seguro?. 84 Sueño seguro para su bebé. . . . . . . . 85 Otros consejos de seguridad. . . . . . . 86 El humo de tabaco es perjudicial para el bebé. . . . . . . . . . . . . . . 87 Mascotas. . . . . . . . . . . . . . . . 87 Hermanos. . . . . . . . . . . . . . . . 87 Patrones de sueño. . . . . . . . . . . . 88 El juego. . . . . . . . . . . . . . . . . 88 La importancia de que el bebé pase tiempo boca abajo. . . . . . . . . 88 La primera visita del bebé al pediatra. . . 89 Vacunas. . . . . . . . . . . . . . . . .89 Vacunas recomendadas, Nacimiento – 6 meses. . . . . . . . . . 90 CAPÍTULO SEIS SEÑALES DE ADVERTENCIA Señales de advertencia después del parto CAPÍTULO SIETE RECURSOS RECOMENDADOS Recursos recomendados 97 Recursos de ayuda adicional en casa . . . 97 Recursos de lactancia materna. . . . . . 97 Especial para papás. . . . . . . . . . . 97 Recursos hospitalarios. . . . . . . . . . 97 Recursos locales. . . . . . . . . . . . .98 Otros recursos útiles y números de teléfono. . . . . . . . . . . . . . . 98 Recursos para recién nacidos . . . . . . .99 Seguridad del asiento de seguridad infantil . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 Otros recursos. . . . . . . . . . . . . .99 95

Cómo cuidarse en casa Sus necesidades físicas. . . . . . . . . .69 Cómo cuidarse en casa Sus necesidades emocionales. . . . . . . 70 Cómo sobrevivir las primeras semanas. . . 70 Reanudación de la intimidad sexual. . . . 71 Cómo puede ayudar la pareja. . . . . . . 71 La madre tiene un mayor riesgo de enfermedades del corazón si tuvo alguna de estas complicaciones durante el embarazo 72 Diabetes Gestacional. . . . . . . . . . . 72 Hipertensión. . . . . . . . . . . . . . . 72 Nacimiento antes de las 37 semanas. . . . 72 Preeclampsia posparto. . . . . . . . . . 72 Cómo prepararse para el bebé 75 Asientos de seguridad infantil. . . . . . . 75 Tipos de asientos de seguridad infantil. . . 75 Instrucciones sobre los asientos de seguridad infantil para el carro e información de seguridad. . . . . . . . 76 Haga la inspección del asiento de seguridad infantil . . . . . . . . . . . 76 Asientos de seguridad infantil de segunda mano. . . . . . . . . . . . . . 77 Registre el asiento de seguridad infantil. . 77 Cómo acomodar correctamente al bebé en el asiento de seguridad mirando hacia atrás. . . . . . . . . . . . . . . . . . 77 El significado del llanto del bebé. . . . . 78 Motivos de llanto. . . . . . . . . . . . . 78 Sobreestimulación . . . . . . . . . . . . 79 Cómo tranquilizar o calmar a un bebé irritable . . . . . . . . . . . . 79 Cólicos. . . . . . . . . . . . . . . . . 80 Período de llanto inconsolable (Purple Crying) . . . . . . . . . . . . . 80 Síndrome del bebé sacudido (traumatismo craneocefálico). . . . . . . 81 Enfermedades del corazón en las mujeres 74

Glosario

100

Este libro provee información general a modo de referencia y no debe usarse para sustituir la atención médica. Debe someterse a controles posparto periódicos y consultar con su proveedor de atención médica ante cualquier pregunta específica o inquietud relacionada con la salud. Cada mujer es un ser único y puede necesitar un programa de tratamiento especial. Con el propósito de mantener una redacción clara y concisa, el término «él» se usará para hacer referencia al bebé.

Tenga en cuenta lo siguiente: Todas las palabras resaltadas en VERDE AZULADO están definidas con claridad en el glosario.

Notas:

CAPÍTULO UNO

Cuidado de la madre

Cuidado personal

después del parto

Llame al proveedor de atención médica de la madre si tiene lo siguiente:

• Hemorragia vaginal, empapa una toalla higiénica en una hora O tiene coágulos del tamaño de un huevo.

• Olor mal olor proveniente de la vagina.

• Fiebre de 100.4 ˚F o más.

• Incisión que no sana o dolor abdominal.

• Hinchazón, enrojecimiento, secreción, hemorragia, separación o mal olor proveniente de la incisión de la cesárea o episiotomía.

• Problemas al orinar: no puede orinar, le arde al orinar o la orina es muy oscura.

• No defeca por cuatro días después del parto.

• Alteraciones en la vista como visión borrosa o con manchas.

• Dolor de cabeza que no se alivia con medicamentos ni descanso.

• Dolor o enrojecimiento en una mama o en las dos.

• Una pierna enrojecida, hinchada o que duele al tocarla.

• Náuseas y vómitos frecuentes.

• Signos de depresión o ansiedad (Vea las páginas 13 y 14).

• Siempre que esté preocupada y sienta que algo «no está bien».

• Dolor inusual, persistente o que empeora.

• Dolor en la parte superior derecha del abdomen.

• Ansiedad sin causa aparente.

SIEMPRE CUMPLA LAS INSTRUCCIONES DEL ALTA MÉDICA

El trayecto hacia la maternidad y formar una familia

Si dio a luz, por parto vaginal o por cesárea , este es un momento especial para conocer al bebé y aprender de los expertos. Trate de no dejar que el trabajo u otras obligaciones interfieran en los primeros días y aproveche todas las oportunidades que se le presenten para cuidar del bebé. Cada sección contiene información sobre el parto vaginal y por cesárea. Recuerde que toda la información sobre el parto vaginal, también concierne a las madres que han tenido una cesárea; flujo vaginal, hemorragia, dolor de tipo cólico y prevención de infecciones entre otras cosas. El control del dolor de la cesárea será un poco diferente.

Cosas que pueden hacer en pareja • Aprenda todo lo que pueda de las enfermeras: las enfermeras estarán dispuestas a transmitir los conocimientos básicos para consolar, cambiar, bañar y cobijar al bebé. • Encárguese de los visitantes: cerciórese de que se laven las manos. Haga que las visitas sean breves, no hay ninguna obligación de recibir a mucha gente. • Cambie el pañal del bebé: esto aumentará su confianza y la confianza de la mamá en usted. • La casa debe estar lista: pida ayuda para limpiar, comprar víveres y suministros. • Instale el asiento de seguridad infantil: el asiento de seguridad debe estar instalado en el carro antes del día que el bebé regrese a casa.

• Cree un vínculo y enamórese de su bebé: convertirse en padre o madre es un proceso que no se puede apresurar. Dese tiempo y confíe en que sucederá. • Contacto piel con piel: los bebés se benefician del contacto físico. • Aprenda a reconocer las señales del bebé: aprenda a reconocer la forma en que se comunica el bebé. Cómo prevenir infecciones Durante esta nueva etapa posparto en la que comienza a sanar, recuerde lavarse las manos para prevenir que usted o el bebé tengan infecciones. • Lávese las manos antes y después de ir al baño, amamantar, tocar a otra persona, estornudar, toser, preparar un biberón, cambiar un pañal o sonarse la nariz. • Quítese las joyas antes de lavarse las manos. • Lávese las manos por 20 segundos. Lávese toda la mano; debajo de las uñas, entre los dedos y hasta la muñeca. • Séquelas con una toalla de papel, una toalla limpia pero no en la ropa. • En los baños públicos, luego de secarse las manos, use una toalla de papel para cerrar el grifo y abrir la puerta. • Si usa gel desinfectante, use una cantidad suficiente para que cubra la mano y frótese las manos hasta que se seque. • Los jabones antisépticos no eliminan más gérmenes que el jabón normal. Mantener al bebé alejado de personas con enfermedades contagiosas es siempre la mejor política. No permita que lo toquen demasiado y pídales que se laven las manos antes de tomarlo en brazos.

A medida que pasen los días, tendrá muchas preguntas; tenga a mano los números de teléfono importantes.

Visitantes Muchos amigos y vecinos bien intencionados querrán visitarlos una vez que regresen del hospital. Si no tiene ganas, las visitas pueden resultar extenuantes. No se sienta obligada a entretenerlos. Después del nacimiento, debe tomarse tiempo para disfrutar del nuevo integrante de la familia y descansar.

CAPÍTULO UNO | Cuidado personal después del parto

7

Aspectos importantes sobre la seguridad del hospital Si bien es mejor levantarse y moverse enseguida de dar a luz, es importante que no se levante sola de la cama la primera vez. Alguien debe ayudarla por si se marea. La primera vez que se podrá levantar de la cama dependerá del tipo de anestesia que se usó durante el trabajo de parto y el nacimiento. Estar en movimiento reduce el riesgo de que se formen coágulos de sangre en las venas de la pelvis , las piernas y los pies.

Avise a la enfermera o al proveedor de atención médica si:

Para reducir el riesgo de caídas: • Use medias antideslizantes.

• Mantenga el lugar libre de objetos que puedan causar tropiezos y caídas. • Mantenga la cama en la posición más baja, con los rieles laterales en alto. • Tenga el botón para llamar a la enfermera a la mano mientras esté en la cama. • Acuéstese en la cama para descansar para que no se quede dormida en el sillón.

• Tiene una sensación de inestabilidad. • Se marea. • Necesita ayuda para levantarse. • Se cae.

Cambios después del nacimiento Después del parto, probablemente se sentirá cansada y adolorida. Las compresas frías, calientes y las técnicas de relajación pueden ayudarla. A medida que el útero regrese a su tamaño previo al embarazo, quizá sienta dolores de tipo cólico; suelen ser menos intensos que las contracciones del parto y pueden doler más cuando amamanta. Si le hicieron una episiotomía , probablemente sienta molestias, dolor, o que le tiran los puntos. Algunos medicamentos pueden calmar el dolor. Avísele a la enfermera para que la ayude a sentirse más cómoda y controlar el dolor.

El útero Algunas contracciones o dolores tipo cólico permitirán que, en un período de 6 semanas, el útero se achique y regrese a su tamaño previo al embarazo. Después del parto, mientras esté en el hospital, podrá sentir el útero justo por debajo del ombligo. A medida que el útero se reduce en tamaño, las fibras musculares se contraen, lo que produce dolores posparto . Estas leves contracciones son más notorias durante los 3 o 4 primeros días después del parto, pero ayudan a reducir la hemorragia y encoger el útero hasta su tamaño previo al embarazo. Recuerde lo siguiente: • Orine antes de amamantar. • Las compresas tibias (no calientes), pueden calmar el dolor tipo cólico. Los loquios (secreción vaginal) La cantidad y el color de los loquios va cambiando a medida que va sanando el útero. Día 1 similar al flujo menstrual Día 2-4 día se vuelve más líquido y pálido, rosado o amarronado Día 10-14 día se vuelve de color blanco o blanco amarillento 2-6 semanas es mínimo, pero no es igual en todas las madres

• No está firme después de masajear el área con suavidad. • No está en la línea media o está inclinado hacia la izquierda o la derecha. Avise a la enfermera o al proveedor de atención médica si nota que el útero:

Para que el útero recobre la firmeza, puede hacer lo siguiente: apoye una mano en la parte inferior del abdomen (para «sostener» el útero) y masajee la parte superior del abdomen con la otra mano hasta sentir que el útero está firme. Pida a la enfermera que le muestre cómo hacerlo.

Avise a la enfermera o al proveedor de atención médica si:

• Empapa más de una toalla íntima en una hora. • Tiene coágulos de sangre del tamaño de un huevo. • Tiene mal olor proveniente de la vagina. • Aumenta la hinchazón y el dolor. • Aumenta la hemorragia, secreción u observa cambios en el flujo.

El olor de los loquios se describe generalmente como un olor «carnoso, húmedo o a tierra». De vez en cuando podrá tener dolores de tipo cólico acompañados de coágulos pequeños y una hemorragia breve. Esto es normal. Los loquios suelen ser más abundantes cuando la mamá se levanta de la cama. Mientras descansa, la gravedad hace que se acumule sangre en la vagina . Hasta las mujeres que tuvieron una cesárea tendrán loquios.

8

Un nuevo comienzo

Cuidado del perineo, la episiotomía o la incisión cutánea Si le hicieron una episiotomía, puede demorar hasta 4 semanas en sanar. No es necesario que le quiten los puntos de sutura porque son reabsorbibles. El uso frecuente de aerosol antiséptico o crema analgésica puede aliviar el dolor. Seque el perineo con palmaditas suaves utilizando toallas antisépticas o papel higiénico.

Cómo cuidar del perineo, promover la cicatrización y reducir el riesgo de infección: • Lávese las manos antes y después de ir al baño. • Enjuague y limpie el perineo con agua tibia (no caliente) utilizando una botella con rociador. • Antes de ir al baño, prepare una botella entera de agua tibia y úsela toda. • Enjuáguese después de orinar o defecar. • Enjuáguese de adelante hacia atrás sentada en el inodoro.

• Está roja. • Se abrió. • Está hinchada. • Está caliente cuando la toca. • Siente molestia o dolor. • Supura. • Tiene mal olor. Avise a la enfermera o al proveedor de atención médica si nota que la incisión:

• Séquese de adelante hacia atrás dándose palmaditas y sin frotar. • Use un asiento firme para que los puntos de sutura le tiren menos. • Ponga pañitos con hamamelis sobre las toallas higiénicas y cámbieselas con frecuencia. • Tome baños de asiento con poca agua; use agua tibia para calmar el dolor o agua fría para reducir la hinchazón. En el hospital le darán un kit para hacer baños de asiento. • Cuando descanse, recuéstese de costado. • Evite hacer fuerza al defecar.

Parto por cesárea: A muchas mujeres les colocan grapas de sutura para cerrar la incisión y cubren la zona con un vendaje. Por lo general, el vendaje y las grapas se quitan antes de salir del hospital y se colocan unas tiras estériles adhesivas sobre la incisión para mantenerla cerrada. Pasadas algunas semanas las grapas se aflojarán mucho y podrá quitárselas cuidadosamente. Debe revisar la incisión a diario.

Baños de ducha o inmersión Si fue un parto vaginal:

Podrá ducharse apenas le quiten la sonda epidural y pueda caminar sin marearse. Por lo general los baños de asiento no entrañan peligro después del segundo día y calman el dolor de la episiotomía. Los lavados vaginales no son recomendables.

Si fue un parto por cesárea: Podrá ducharse después del segundo día. El proveedor de atención médica deberá quitarle el vendaje de la incisión y el catéter epidural antes de ducharse. La incisión se puede mojar. Si tiene algún tipo de vendaje especial sobre la incisión, pregúntele a su proveedor de atención médica cómo debe ducharse. Puede enjabonarse la parte superior del cuerpo y dejar que el agua corra sobre la incisión. Después de una cesárea, no es aconsejable darse baños de inmersión por un par de semanas. Pregúntele a su proveedor de atención médica cuál es el momento indicado para hacerlo.

CAPÍTULO UNO | Cuidado personal después del parto

9

La vejiga Mientras esté en el hospital, es importante que trate de orinar cada tres o cuatro horas, sobre todo después del parto. La vejiga puede llenarse y ejercer presión sobre el útero. Esto puede impedir que el útero se contraiga y provocar más hemorragias. Las primeras tres veces que orine después del parto, vacíe la vejiga por completo. Deberá medir la orina en un recipiente de plástico colocado en el inodoro. La enfermera medirá la orina y examinará el útero, el fondo uterino y la vejiga para verificar que la vejiga esté vacía y el fondo uterino esté firme. A veces, no se logra vaciar la vejiga completamente después del parto y se necesita usar una sonda urinaria.

• Orina con frecuencia o tiene una necesidad imperiosa de hacerlo. • Le duele al orinar. Avise a la enfermera o al proveedor de atención médica si: • No puede o le cuesta orinar. • La orina es extremadamente oscura.

Si fue un parto por cesárea: Tendrá una sonda en la vejiga durante el primer día después de la cirugía. Esto le permitirá descansar y que la enfermera mida atentamente el caudal de orina.

Eliminación intestinal Las hormonas , los medicamentos, la deshidratación, el dolor perineal y la reducción de la actividad física pueden provocar que la función intestinal sea más lenta después del parto. Por lo general, la primera vez que defeca ocurre de 2 a 3 días después. Es posible que sea un poco incómodo. Consejos útiles: • Beba suficiente agua para que la orina mantenga un color amarillo claro. • Coma alimentos ricos en fibra. • Manténgase en movimiento, camine o haga ejercicios de estiramiento de yoga. • Consuma alimentos ricos en fibra como verduras, granos integrales y frutas. • Solo tome medicamentos de venta libre según indicación médica. • Vaya al baño cuando sienta ganas, no se aguante. • Trate de relajarse. • Use un apoyapié y relaje los codos en las rodillas. • Como apoyo, puede sostener una toalla íntima sobre los puntos de sutura. • Evite hacer fuerza para defecar; esto puede darle hemorroides o hacer que empeoren.

Avise a la enfermera o al proveedor de atención médica si:

• Sangra por el recto. • Cree que necesita un laxante emoliente.

• No ha defecado en 4 días. • Las heces son finitas, en forma de lápiz. • Aumenta o disminuye repentinamente la frecuencia con que defeca. • Siente un dolor repentino o el dolor empeora.

Hemorroides Las hemorroides son venas que sobresalen del recto que aparecen a finales del embarazo o durante el parto. No son graves, pero pueden ser incómodas. A veces pueden causar picazón o sangrar.

Consejos útiles: • Evite estar sentada o parada por mucho tiempo.

• Recuéstese el mayor tiempo posible. • Use compresas frías varias veces al día. • Tome baños de asiento. • Use toallitas húmedas en lugar de papel higiénico. • Use cremas tópicas, supositorios y analgésicos según le indique el proveedor de atención médica. • Evite estreñirse y hacer fuerza para defecar. • Beba suficiente agua para que la orina mantenga un color amarillo claro.

10

Un nuevo comienzo

Dolor posparto Es normal que se sienta adolorida después del parto. El dolor depende de varios factores: la duración del parto, el tipo de parto, el tamaño del bebé y su forma personal de afrontar el dolor. Las molestias después del parto pueden durar varios días o un par de semanas.

Avise a la enfermera o al proveedor de atención médica si el dolor:

• Es constante. • Es fuera de lo común. • Empeora. • Le impide hacer las cosas que hacía antes. • Está situado en el área superior derecha del abdomen o justo debajo del esternón. • Tiene dolor de cabeza y CUALQUIER TIPO de cambio en la vista, confusión/ cambios mentales, mareos o nuevo edema/inflamación. • Siente un dolor de cabeza intenso que no mejora con medicación o descanso. • Siente dolor abdominal o en la incisión que no se alivia. Nota especial para las madres que tuvieron una cesárea: Al principio le colocarán unos dispositivos de compresión especiales en ambas piernas para mejorar la circulación y disminuir el riesgo de formación de coágulos. Mientras haga reposo en cama, cambie de posición cada 2 horas, respire profundo y tosa para reducir al mínimo el riesgo de sufrir complicaciones pulmonares. Deberá guardar reposo durante las primeras 12 horas después del parto. Respirar profundo puede ser incómodo, por ello, coloque una almohada sobre la incisión y presione la almohada con ambas manos. Luego, respire profundo, exhale y tosa o carraspee. Esto expande los pulmones y afloja la mucosidad que puede haberse formado. A muchas mujeres les colocan grapas de sutura para cerrar la incisión y cubren la zona con un vendaje. Una bomba especial de analgesia controlada por el paciente (PCA, por sus siglas en inglés) le permitirá controlar el momento en que reciba los analgésicos. Cada vez que presione el botón, se le administrará una pequeña dosis del analgésico a través de una sonda epidural o intravenosa. Es importante que usted sea la única persona que presione el botón. El médico programará la dosis máxima para evitar que reciba demasiado medicamento. Después de que le quiten la bomba PCA, el proveedor de atención médica le recetará analgésicos por vía oral.

Molestias después del parto: • Dolor de espalda • Dolor de tipo cólico • Hemorroides • Várices • Molestias en la vagina

• Episiotomía • Mamas y pezones • Dolores musculares en general • Gases • Dolor en la incisión por la cesárea

Mantener su dolor bajo control es una prioridad para Northside. Durante el transcurso de su hospitalización se le administrará paracetamol e ibuprofeno sistemáticamente a ciertas horas. Esta es la mejor combinación para aliviar el dolor y por lo general es el único tipo de analgésico que se necesita. Para el dolor intercurrente, se pueden tomar otros medicamentos más fuertes que son inocuos durante la lactancia materna. La enfermera repasará con usted la información correspondiente a cada medicamento. Haga preguntas y exprese sus preocupaciones antes de tomar un medicamento. Diga siempre si tiene alergias.

Cómo entender los medicamentos: • Nombre • Propósito • Vía por la cual se toma o administra

• Frecuencia • Posibles efectos secundarios

Establezca un objetivo de tolerancia al dolor: Identifique el número en el que siente que necesita medicamentos para el dolor. 0=Sin dolor 10=El peor dolor imaginable. El personal de enfermería le preguntará a menudo si tiene dolor y le pedirá que diga el número que corresponde a la intensidad de su dolor. Northside apoya sus decisiones. Avise a la enfermera cada vez que sienta que necesita medicamentos para el dolor. Es importante que diga si siente dolor porque podría tratarse también de un signo de algo grave. Una hora después de que le hayan administrado algo para el dolor, la enfermera le preguntará cómo se siente para saber si el medicamento está haciendo efecto. Informe siempre a la enfermera o al médico si el dolor empeora y no está respondiendo favorablemente a los medicamentos. Otras formas de sentirse más cómoda: Existen muchas otras formas útiles de controlar el dolor o las molestias. Por ejemplo: • Ejercicios de respiración profunda • Técnicas de relajación • Compresas heladas • Baños de asiento tibios • Música Consejos útiles: • Mucho descanso. • Limite la cantidad de visitantes. • Pida a su pareja que solicite los medicamentos recetados en la

farmacia Homecare de Northside. • Acepte la ayuda que le ofrezcan.

CAPÍTULO UNO | Cuidado personal después del parto

11

Otros cambios físicos importantes Desplazamiento de líquidos e hinchazón Los primeros días después del parto, notará cambios en la hinchazón. El cuerpo eliminará el exceso de líquido que causa la hinchazón de manos y piernas al final del embarazo. Los primeros días después del parto notará que tiene mucha cantidad de orina. Es normal que transpire, especialmente por la noche. Esta es otra forma de eliminar el exceso de líquido. Recuerde lo siguiente: • La hinchazón de piernas suele no ser dolorosa. • Trate de no estar sentada o parada por mucho tiempo. • Evite poner una almohada u otro artículo debajo de las rodillas al acostarse. • Use medias elásticas si lo recomienda el médico. Músculos y articulaciones Durante los primeros dos días después del parto, sentirá dolores musculares y cansancio, sobre todo en los hombros, el cuello y los brazos. Esto se debe al esfuerzo físico que realizó durante el parto. También es común que sienta las articulaciones de las manos rígidas debido a los líquidos administrados por vía intravenosa y a que el líquido que provoca la hinchazón de las piernas en la etapa final del embarazo vuelve a distribuirse en forma natural. Muchas mujeres suponen que los músculos de la pared abdominal regresan a su estado previo al embarazo inmediatamente después del parto y se desaniman al ver que sus músculos están débiles, suaves y flácidos. Consulte a su proveedor de atención médica sobre algún programa de ejercicio que pueda ayudarla y pregúntele cuando puede comenzar. Cambios en la piel Muchos de los cambios en la piel que se generan durante el embarazo se deben al aumento hormonal. La apariencia manchada del rostro y la «línea oscura» de la parte inferior del abdomen desaparecen gradualmente en los meses posteriores al parto. Las estrías en la piel producto del embarazo desaparecen o se atenúan con el tiempo cambiando de color morado a plateado o blanco. Las cremas humectantes pueden ayudar. Várices Si le aparecieron várices durante el embarazo, es recomendable que, durante las seis semanas posteriores al parto, ponga las piernas en alto, use medias elásticas de compresión mientras camina o está parada. La operación de várices en mujeres con venas residuales no es recomendable durante los primeros 6 meses de recuperación.

Avise a la enfermera o al proveedor de atención médica si tiene:

• Falta de aliento. • Dolor en el pecho. • Dolor/enrojecimiento/calor en el área que está hinchada. • Fiebre. • Se empieza a sentir mal de forma repentina.

Hemorragias en los ojos La intensidad de los pujos durante el parto puede producir hemorragias oculares que aparecen debajo de la parte «blanca» de ojo. Suelen desaparecer luego de algunas semanas y no requieren un tratamiento especial.

12

Un nuevo comienzo

Cambios en las mamas y congestión mamaria Los cambios hormonales posteriores al parto harán que las mamas comiencen a producir leche. Posiblemente las mamas se pongan más firmes y se hinchen el tercer o cuarto día después del parto. Esto ocurre por el aumento de flujo de sangre hacia las mamas, la inflamación del tejido circundante y la acumulación de leche. La hinchazón de las mamas por lo general se alivia entre 24 y 48 horas. Las medidas efectivas de tratamiento para la congestión dependen de la manera en que elija alimentar al bebé.

Avise a la enfermera o al proveedor de atención médica si tiene:

• Líneas rojas en una o ambas mamas. • Síntomas de gripe. • Pezones agrietados o sangrantes. • Fiebre.

Madres que amamantan: consulte la página 33. Madres que alimentan con leche de fórmula: • Use un sostén firme las 24 horas del día. • Aplique compresas frías en las mamas para comprimir los vasos sanguíneos y aliviar la hinchazón y la incomodidad. No se ponga nunca compresas frías directamente sobre las mamas. • Evite la estimulación de las mamas: cuando se duche, dele la espalda al chorro de la ducha. • Es posible que las mamas goteen de vez en cuando por un par de días. Esto irá disminuyendo a medida que mejore la congestión mamaria. Cambios emocionales Junto con la alegría y el alivio de dar a luz a un bebé, muchas madres se sienten un poco decepcionadas. Algunas madres lloran con facilidad, tiene un estado de ánimo irritable, sienten impaciencia, falta de confianza o sienten que no pueden controlarse a sí mismas o al bebé. Los cambios emocionales pueden variar desde la depresión posparto hasta la depresión clínica y la depresión psicótica. La diferencia radica en la esencia y la intensidad de estos sentimientos, así como en su duración. Los estudios han demostrado que las mujeres están más propensas a tener estos problemas después del nacimiento de un bebé que en cualquier otro momento de sus vidas. Algunas madres pueden tener más riesgo debido a sus antecedentes familiares, antecedentes médicos personales o el estrés cotidiano. Tener un bebé es estresante. Tristeza posparto La tristeza posparto puede ocurrir durante las primeras semanas después del parto o después. Muchas madres dudan de sí mismas y de su capacidad de ser buenas madres y cuidar del nuevo bebé. Lleva tiempo conocer al bebé y que el bebé conozca a su mamá.

Es normal que sienta: • Agotamiento. • Dificultad para concentrarse o dormir. • Sentimiento de agobio por las responsabilidades.

• Confusión acerca de lo que siente. • Ganas de llorar o irritación más de lo habitual. • Ansiedad o hipersensibilidad.

Estos sentimientos se manifiestan en 9 de cada 10 mujeres que han dado a luz, tanto en madres primerizas como en aquellas que tienen más hijos. La depresión posparto suele comenzar alrededor del tercer o cuarto día y puede durar de algunas horas a una semana. Por lo general, estos sentimientos se desvanecen sin ningún tratamiento y no duran mucho tiempo.

Consejos útiles: • Descanse lo más que pueda y descanse cuando el bebé duerme. • Limite la cantidad de visitantes. • Permita que otros la ayuden con sus quehaceres. Haga pequeñas cosas que disfrute.

• Comparta cómo se siente con su compañero(a) de parto o con aquellas personas cercanas a usted. Si es madre soltera, tiene un bebé con necesidades especiales o problemas de salud, busque y forme un buen grupo de apoyo. • Evite tomar alcohol, coma una dieta equilibrada, pida ayuda, vaya a las consultas de revisión después del parto y pase tiempo con amigos y familiares que le den apoyo.

CAPÍTULO UNO | Cuidado personal después del parto

13

Depresión clínica posparto Cuando la tristeza persiste por más de dos semanas y se agrava, es posible que sufra depresión posparto . Muchos de los signos de tristeza persisten, pero son más graves o intensos. Esto no es raro y le ocurre a entre 1 o 2 de cada 10 mujeres después del parto. Los síntomas de depresión posparto pueden aparecer en cualquier momento durante los primeros meses o incluso hasta un año después del parto. Si necesita ayuda en su zona, visite postpartum.net/Get-Help.aspx o llame al 1.800.944.4PPD (4773).

Llame a su proveedor de atención médica si presenta cualquiera de estos signos o síntomas:

• Falta de interés en sí misma, en el bebé y en otras personas. • Preocupación excesiva con respecto a la limpieza, a los gérmenes y a la seguridad del bebé. • Necesidad de moverse continuamente o caminar de un lado a otro. • Sensación de intranquilidad o nerviosismo. • Llanto descontrolado. • Ideas suicidas o de lastimar al bebé o a otras personas. • Pesadillas. • Dificultad para prestar atención o concentrarse.

• Pérdida de la identidad. • Pérdida absoluta de control. • Sentimientos de aislamiento, desolación y soledad. • Pérdida de peso, cambios en el apetito (come menos o más de lo necesario). • Imposibilidad de conciliar el sueño, aunque el cansancio sea abrumador. • Sentimientos de desesperación o inutilidad, sensación de fracaso o culpa. • Cambios de humor repentinos. • Ansiedad o dudas que la incapacitan. • Dificultad para dormir o exceso de sueño.

Si se encuentra en una situación de crisis o emergencia, piensa en hacer daño al bebé o tiene ideas suicidas, llame a su proveedor de atención médica o vaya a la sala de urgencias más cercana. Estos sentimientos y experiencias pueden hacer que se vuelva posesiva con el bebé o, por el contrario, que adopte una actitud indiferente y evite estar con él. Esto presenta un riesgo para la seguridad física y emocional del bebé. Si estos síntomas no se tratan, podrían durar hasta un año. Existen varias opciones de tratamiento, entre ellas la psicoterapia, los medicamentos o los grupos de apoyo. Por lo general, las madres responden muy favorablemente al tratamiento.

Psicosis posparto Esta reacción es poco común (se presenta en solo 1 de cada 1.000 madres) e implica una gran alteración psíquica en la forma en que la madre ve la realidad.

Los síntomas incluyen: • Confusión extrema. • Dejar de comer. • Inquietud.

• Habla acelerada o sinsentido. • Ideas delirantes o alucinaciones. • Comportamiento extraño y desorientación.

Estos signos suelen comenzar entre 3 y 14 días después del parto. Afecta enormemente la capacidad de la madre de cuidar del bebé y lo pone en un grave riesgo. Se necesita atención médica inmediata con medicamentos antipsicóticos, por lo general como paciente internada.

En una crisis o situación de urgencia, llame al 911 o diríjase a la sala de urgencias más cercana.

14

Un nuevo comienzo

¡Siempre cumpla con las instrucciones de alta hospitalaria de la madre!

Cuándo debe llamar al 911 por la madre:

Dígale al operador del 911 que ha tenido un bebé • Falta de aliento (mucha dificultad para respirar).

• Convulsiones.

• Dolor, opresión o presión en el pecho.

• Ideas suicidas o de lastimar al bebé o a otras personas.

• No responde a los estímulos.

• Debilidad muscular unilateral o parálisis (arrastra las palabras).

Llame al proveedor de atención médica de la madre si tiene lo siguiente:

• Hemorragia vaginal; empapa una toalla higiénica en una hora O tiene coágulos del tamaño de un huevo.

• Mal olor proveniente de la vagina.

• Temperatura de 100.4˚F o más.

• Incisión que no sana o dolor abdominal.

• Hinchazón, enrojecimiento, secreción, hemorragia, separación o mal olor proveniente de la incisión de la cesárea o episiotomía.

• Problemas al orinar; no puede orinar, arde al orinar o la orina es muy oscura.

• No defeca por cuatro días después del parto.

• Alteraciones en la vista como visión borrosa o con manchas.

• Dolor de cabeza que no se alivia con medicamentos ni descanso.

• Dolor o enrojecimiento en una mama o en los dos.

• Una pierna enrojecida, hinchada o que duele al tocarla.

• Náuseas y vómitos frecuentes.

• Signos de depresión o ansiedad, (vea las páginas 13 y 14).

• Siempre que esté preocupada y sienta que algo «no está bien», confíe en su instinto.

• Dolor fuera de lo común, constante o que empeora.

• Dolor en la parte superior derecha del abdomen.

• Ansiedad sin causa aparente.

CAPÍTULO UNO | Cuidado personal después del parto

15

Qué preguntas debe hacer:

16

Un nuevo comienzo

CAPÍTULO DOS

Cómo cuidar de su

bebé recién nacido

Cuidado del bebé

Cuándo llamar al proveedor de atención médica del bebé:

• «Algo no está bien» y está preocupada.

• Ojos (después de haber cumplido 3 días de vida) - Enrojecimiento.

- Hinchazón. - Secreción.

• La temperatura del bebé es menor de 97˚F o mayor de 100˚F.

• El bebé tiene manchas blancas en la boca que no se quitan.

• Eliminación - Menos de 6 pañales mojados por día (en 24 horas) a los 4 días de vida. - No defeca por 3 días o más. - Heces muy acuosas o muy duras.

• Dermatitis de pañal inusual o grave o manchas de granitos blancos.

• Ictericia: tono amarillento en la piel y ojos que empeora.

• Parece flácido y arquea la espalda.

• Signos de deshidratación: labios agrietados, ojos hundidos, no moja el pañal en 6 horas.

• Cordón umbilical - Enrojecimiento. - Mal olor.

- Secreción como de pus. - No se le ha caído el cordón umbilical después de 3 semanas.

• Circuncisión - No orina por 24 horas después del procedimiento. - Tiene hinchazón excesiva. - Enrojecimiento. - Hemorragia. - Mal olor. • Problemas de alimentación - Se niega a comer durante 2 o 3 tomas seguidas. - Vómitos (expulsión violenta, no solo regurgitación).

• Actividad

- Languidez. - Crisis prolongadas de llanto. - Cambios drásticos de comportamiento. - Llora cada vez más.

SIEMPRE CUMPLA LAS INSTRUCCIONES DEL ALTA HOSPITALARIA

El cuidado del bebé comienza en el hospital Las madres dicen, y los estudios lo demuestran, que seguir estas recomendaciones mientras están en el hospital le dará confianza y tranquilidad para cuando regrese a casa. • Sostenga al bebé piel con piel, pecho a pecho.

Contacto piel con piel Ver a su bebé por primera vez es una experiencia que jamás olvidará. Después de todos esos meses de preparación los sueños finalmente se vuelven realidad. El contacto piel con piel es el vínculo que se genera al recostar al bebé desvestido directamente sobre la piel. Su bebé puede reconocerla y escuchar el latido de su corazón, un sonido muy familiar para él. ¿Cuántas veces le ha pasado que alguien la toma de la mano o la abraza y usted automáticamente siente una sensación de paz y tranquilidad? El contacto físico es una manera de comunicarse con su bebé. El tacto, uno de nuestros cinco sentidos, es un arte que ha demostrado ser una parte fundamental para lograr un vínculo afectivo después del parto. Tenga en cuenta que la pareja y otros familiares pueden crear vínculos afectivos con el bebé a través del contacto piel con piel. El contacto piel con piel inmediatamente después del parto ofrece beneficios inmediatos y beneficia al bebé por mucho tiempo después. • Observe y aprenda a reconocer las señales y comportamientos del bebé. • Mantenga al bebé en la habitación junto a usted todo el tiempo posible. • Responda a las señales de hambre de su bebé y amamántelo de 8 a 12 veces en 24 horas. • Suspenda los visitantes hasta que regrese a casa.

Tenga al bebé cerca suyo mientras esté en el hospital. Comparta la habitación con el bebé, aprenda todo lo que pueda y haga contacto piel con piel lo más posible.

Durante el contacto piel con piel se coloca al bebé desvestido directamente sobre el pecho.

¿Por qué es tan importante el contacto piel con piel?

¿Cuál es la posición piel con piel correcta para que el bebé esté seguro? • Debe estar levemente reclinada o erguida y despierta o bien estar acompañada de un adulto que esté despierto y dispuesto a ayudarla. • El bebé debe estar recostado bien arriba sobre la línea media del pecho, «al alcance de un beso». • La cabeza del bebé estará hacia un lado, con la boca y la nariz claramente a la vista y con el mentón en una posición neutral (no encorvada). • Los brazos y las piernas del bebé deben estar flexionados y firmes al costado de su pequeño cuerpo. • Si tiene sueño y piensa que puede quedarse dormida, acuéstelo en la cuna para evitar que se le caiga accidentalmente.

• Calma y tranquiliza tanto a la mamá como al bebé. • Ayuda al bebé en su transición a la vida fuera del útero. • Ayuda a regular la temperatura, el ritmo cardíaco y la respiración. • Mejora el vínculo afectivo. • Ayuda con la involución uterina y la pérdida de sangre. • Los bebés lloran menos. • Respalda la lactancia materna. • Ayuda a mantener una concentración normal de glucosa en la sangre. • Consuela al bebé durante procedimientos menores que son dolorosos como los pinchazos en el talón. • Establece un vínculo especial con el bebé. • Reduce la ansiedad de la madre. • Ayuda a que el útero de la mamá se contraiga y disminuye la hemorragia.

• El bebé se pone de color morado. • El bebé no reacciona cuando lo toca o intentan despertar. Llame a la enfermera de inmediato en los siguientes casos:

CAPÍTULO DOS | Cómo cuidar de su bebé recién nacido

17

Las rutinas del bebé en el hospital Cómo usar una pera de succión

La pera de succión se usa para extraer el líquido de la boca o la nariz del bebé, en caso de que tenga reflujo o secreción nasal. Es posible que el bebé durante los primeros días de vida, tenga un exceso de mucosidad que le dé arcadas. Para ayudarlo, póngalo de costado y dele palmaditas suaves en la espalda. Si aún tiene arcadas, use una pera de goma. Tenga siempre una pera de goma cerca del bebé y pida a la enfermera que le muestre como usarla. Use la pera de goma si el bebé no puede despejar por sí solo las secreciones de la boca o la nariz. • Apriete la cabeza de la pera de goma para generar un vacío y luego introdúzcala en la boca o la nariz del bebé. • Ponga la cabeza del bebé de costado y succione con cuidado la mucosidad hacia afuera por la parte inferior de la

mejilla. No succione la parte posterior de la garganta ya que puede darle arcadas al bebé. • Suelte lentamente la cabeza de la pera de goma para que succione la mucosidad. • Remueva la pera de goma y apriétela con fuerza para expulsar la mucosidad en un pañuelo de papel. • Límpiela y repita el proceso si es necesario. • Para lavarla, sumerja la punta de la pera de goma en agua tibia con jabón y luego apriete y suelte la cabeza varias veces.

Cómo prevenir infecciones Los recién nacidos son más susceptibles a contraer infecciones porque no han estado expuestos a bacterias antes. Su sistema inmunitario no puede pelear contra las infecciones. Es muy difícil para un recién nacido pelear una infección. Puede enfermarse de gravedad por infecciones que no son graves en niños más grandes o adultos. Cuando un bebé tiene fiebre puede ser una situación de emergencia. Prevenir infecciones es la mejor manera de que el bebé esté sano. Puede ser difícil y no siempre es tarea sencilla decidir lo que es mejor para el bebé.

Consejos útiles: • Lávese las manos frecuentemente. • Limite la cantidad de visitantes. • Pida a los visitantes que «no se sienten del todo bien» que visiten más adelante. • Limite la cantidad de personas que cargan al bebé. • Evite las multitudes y salga a lugares públicos lo menos posible durante las primeras semanas. Herpes labiales El herpes labial es el virus del herpes simple que es muy frecuente entre adultos. Se transmite por contacto directo, por ejemplo, al dar un beso o al tocar el herpes y luego al bebé. El herpes simple puede ser muy peligroso para el bebé, hasta mortal. Si usted o su pareja tienen un herpes labial, eviten besarse y el contacto directo cara a cara con el bebé. Lávese las manos con frecuencia. Durante su estadía en el hospital, use una máscara y cámbiese la bata a menudo. Los visitantes que tienen un herpes labial o que lo han tenido hasta una semana previa a la visita no deben visitarlos y mucho menos alzar al bebé.

• Al toser o estornudar, cúbrase la boca con el brazo no con la mano. • Amamante al bebé; la leche materna contiene muchos nutrientes que pueden prevenir infecciones. • Usted y los familiares adultos que cuidan del bebé deben vacunarse contra la pertusis o tos ferina. • Vacune al bebé.

18

Un nuevo comienzo

Made with FlippingBook flipbook maker