SIGUIENDO HUELLAS II

SIGUIENDO HUELLAS II

DESCRIPCIÓN BREVE Tomo humilde relevo del gran poeta español, Antonio Machado, en su célebre argumento: Caminante no hay camino, se hace camino al andar; por eso quiero caminar en mi libre expresión.

SIGUIENDO HUELLAS II

Antonio Pérez [Mancha real)

1

SIGUIENDO HUELLAS II

2

SIGUIENDO HUELLAS II

Siguiendo huelllas

Antonio Pérez

3

SIGUIENDO HUELLAS II

Bubok Publishing S.L., 2013 1ª edición ISBN: Impreso en España / Printed in Spain Editado por Bubok

4

SIGUIENDO HUELLAS II

Dedicatoria

5

SIGUIENDO HUELLAS II

7

LA GUARDIA DE JAÉN

Me dio la llave del castillo, aquel anciano sentado a la sombra de un árbol, buen cicerone de la larga historia de su pueblo (La Guardia de Jaén)

Hace la guardia al castillo, de La Guardia, hombre sereno, y da llave, e historia a bombo y platillo, de cristiano o sarraceno… que no alabe, sino a rey con rey hacer paces, sobre el monte de San Marcos… sobre gran río, de su cauce, aguas capaces, romper las vegas en charcos, lleno y bravío, ya sin sangre de la guerra, que no se vierte y enrojece: Guadalbullón, y así da verde a la tierra, Y el trigo y el pan merece, la bendición,

de San Cristóbal al llano; alto sobre los olivos…

8

LA GUARDIA DE JAÉN

A él le canto, subiendo hasta su rellano, sin malgastar mis estribos, y allí planto: bastón, mochila…ojo buitre, a vega Jaén, Baeza, Mancha Real... dejando mi alma que arbitre; del pueblo noble proeza; a ella leal. Leal a sed y fatiga, voy a fuente de Cinco Caños, en la plaza... cuando en boca araña espiga, reseca ya por los años, voy a la caza, de ese frescor que ama encanto... La Guardia cristiana, mora, y romana, de Plinio, con oro y llanto, si merma mina que adora; y no gana, la Roma de lujo y estandarte.

9

TIERRA Y ÁRBOL

Árbol de roble que parió la tierra; alma Euskal Herria tradición genera, como emblema de un fuero que valiera, mostrar orgullo, incluso ante la guerra; porque hombre hace su tierra, ley, bandera, su patria y costumbre que a ella se aferra, bajo árbol quieto que siempre le espera, al viento, fuera del muro que encierra, tal vanidad, cuando mente no cede, si quiere poseer lo que no entiende, tomando gobierno a lo que no puede. Más vale hacer gobiernos sin fronteras, cada cual a su legado por ende, sobre Piel de Toro uniendo maneras. bajo sol que en la mañana despunta, cuando adalid luce aún más su mente, liderando consenso audaz y prudente; moviendo fantasías entre montes y collados… Seaska Kanta por los verdes prados, al son de un balar asentado en el pasto, que a tanto y tanto, oveja no hace gasto; y luce su verde en la bandera, de tinte rojo como sangre en la pradera, Árbol de Gernika. Sombra de la Junta,

10

TIERRA Y ÁRBOL

donde se asienta una cruz blanca de la paz.

11

TIERRA Y ÁRBOL

12

TIERRA Y ÁRBOL

donde se asienta una cruz blanca de la paz.

13

BAEZA MELANCÓLICA

Baeza entre los olivares hermosea arte, y aroma a poesía con Machado de estandarte, que de él, escojo recuerdo en la plaza al pasear… Lejos de su ingenio, hago poema a los leones, patio donde el amor se abre a fieles corazones, de parejas que se besan bajo Arco Villalar. Joya de renacimiento, puntas de diamante, como gotas salpicando fachada radiante, del Palacio Jabalquinto, y en lo alto la Catedral, derramando bohemia en su plazuela empedrada; vieja piedra bajo sol que la vuelve dorada, como campiña y prensa dorando aceite especial. Ciudad domada a capricho de reyes cristianos, con mimo a Iglesia y a escombro los castillos profanos, y ahora del monte al rellano, la hierba marchitar… Cuanto turista alucinando que halle muralla, de baluarte que arrolle y defienda en la batalla, daría más alarde a nuestra historia al relatar; pero en Baeza hay traza, virolos, caracoles, escuela de guardias en defensa de españoles, vinos, tapas en los soportales para yantar; y así entre sabor y medievo la vida aclama, reforzar quimeras cuando se huele nueva trama, con melancolía del pasado, si el día a día es pesar.

14

AIRES DE MARRAKECH

Marrakech, arabesca entre medina, danzan las serpientes en la gran plaza,

en tanto admiro tu belleza fina, entre bullir abierto a toda raza,

que hace contraste con ocres fachadas, y apremio a oración en varias llamadas.

Orar en mezquita…vista a la Meca, ansiando perdones a más postrados, tal cual, en miseria o riqueza peca; aunque más grave el de anillos dorados, quien ve Alá sobre su gran fortaleza, y no ve a su lado tanta pobreza. Ver entrar camello en ojo de aguja, antes que rico en reino de los cielos, así frase quita altar al que empuja; aquí en la Tierra, señor de altos vuelos… A buena justa, hueco le merece, la Gloria al pobre, aunque no siempre rece. ¿Será… Gloria, de la Bahía el palacio, del gran visir con tanta concubina, con variado elegir y a buen espacio, que aguarda más sexo cuando culmina? polvo en desierto, polvo de mes o año, o acaso en la paja, quema su engaño;

tostado de piel… a moto en medina; su harén, el zoco en piel de cordero, bolso tras bolso su mejor rutina,

15

AIRES DE MARRAKECH

añora dirham de tanto viajero, quien mira y mira y percibe la nada, si Europa de hastío, vive en manada.

16

SEXTAS LIRAS A MARRUECOS

Europa no es paraíso, de aquel ilustre que acaba en miseria; al gran Alá, sumiso, que al paso del tiempo sigue la arteria, dando rumbo a Marruecos, cuando mocedad va llenando huecos, de ley sobre ignorancia, y a rey del Cielo, bajan a la tierra, y a sultán, de arrogancia, del que, a hembra pura, siempre la encierra, bajo burka encelado; que ahora se cubre tras sol pesado; cual mujer liberada, a su amor, da blancura en la belleza, como a su piel tostada, la de España, sin velo en la cabeza… Aunque contraria meta, un lazo amarra, pero nunca aprieta. Marrakech bulliciosa, donde no hay corte al paso de cebra. Torre gemela hermosa, a La Giralda de Sevilla enhebra, con carros de corceles, La Medina, El Zoco y las dulces mieles.

Yâmiʻ al-fanâʼ, la plaza, donde bailan serpientes encantadas, con buen té en la terraza,

17

SEXTAS LIRAS A MARRUECOS

a ver danzas, dulceros, naranjadas, tratantes de ilusiones, llorar o reír, por si un dirham dispones. ¡Me vendes tu pobreza! Aquí pobre, bajo tu Atlas yo rico; no es remedio a flaqueza, algún billete que a veces salpico, y a figurín empleo, haciendo buen alarde al regateo; ¿y repartir riqueza? Si yo ruin, porfío caudal que no busco, si pierdo de una pieza, el mismo en disputa cuando me ofusco, sin ver esa carencia, de un ser tras de mí, en pos de su existencia. ¿Qué dice tu mirada? Anclado a lomo de un asno en proverbio, sin voluntad firmada, sino de un padre al mono droga, ya ebrio… Maldad cual desmerece, regalía de andante que no florece.

Más bien… ¡Regalad un beso y no se roba !

18

SEXTAS LIRAS A MARRUECOS

19

VERDE Y LAGO

Canto agreste se mira en agua pura, para inventar sueños del navegante; más, cuando cascada rocía pintura, blanca sobre roca tan arrogante, que altera ojo del viajero ilusorio hilando escenas a su repertorio. Tanto y tanto crucero fiordo arriba, tanto y tanto paseo a ver la lengua, de un glacial que la nebulosa priva; año tras año, la polución mengua, y perece la estampa para óleo, aunque mal o bien, yace petróleo, y Noruega adolece de turista, si en buena arca florece la reserva, a la pubertad, senectud, artista, a buena racha tesoro conserva, que no hay razón a saqueo vikingo, si a todos llega en plazo sin distingo; muy lejos de un rey bañado en fortuna, aquí otro une su piel al pueblo llano. No es de razón vivir junto a la hambruna… Acá mundo frío, un soberano hermano, todo vuela al calor de la esperanza, de un mundo racional con la añoranza. Verde, lago…páramo en manto blanco, una magia en cascada acompasada, con eco de los samis en barranco,

20

VERDE Y LAGO

danzan bellas hadas bajo la riada, salpicando al tren lágrimas de embrujo, de Flam en natural viaje de lujo. ¡Llévame Trol al Púlpito en volandas!, para rozar con tu hechizo El Paraíso, lejos de males que a veces nos mandas; tal vez diablo, tal vez dios sin permiso, quisiera de tu don hacer un cuento, a bella eternidad que ahora siento…

…Posiblemente tengamos un trol antes que un dios, porque la alegría es fugaz como la tristeza, se cura con la fe en un paraíso que rompa esta inercia, bajo un dios verdadero (sentimiento de la humanidad religiosa)

21

VERDE Y LAGO

22

REFLEJOS DE NORUEGA

Noruega, rio… campo verde, sierra nevada es costumbre, allende ojo que se pierde, con tal belleza en la cumbre, cuando sol a fiordo muerde, y de su rareza alumbre, nieve, pinos, abedules, para encanto de paisajes, en tonos verdes y azules, pincelan bellos parajes para guardar en los baúles, y luego enseñar los viajes. ¡Cambia viajero tu estela, a buena pinta que sacia!, fresca, espumosa y de espuela, una, y nos hace la gracia, no sea, dañe la muela, de la España en democracia, por ser pobre en bello norte, donde oro negro a buen fondo, no es la traba ni el recorte, para túnel en lago hondo; y con su historia en soporte, a otra bandera respondo, cuando alguien escoge suelo, a su caudal y abolengo, y ante el pobre pone velo…

23

REFLEJOS DE NORUEGA

Tendrá lid si no hay devengo, porque hambre forja duelo, y pan paz, de allí que vengo; pero mi España es solera, con sol, playa, gracia…encanto, y en abril, la primavera, y el porvenir sin espanto, porque valor es manera; de honor es nuestro canto.

24

REFLEJOS DE NORUEGA

25

ESTAMBUL

Bósforo acerca Asia y Europa en Mar Negro, y al Mármara, bañando dos culturas, en la poblada urbe Constantinopla, donde almas de cristianos son minucias, perdidas entre adhan de musulmanes;

que ni a sirios dan pan en su flacura, y a los gatos roban su nutrimento;

ellos, tan plácidos en la mezquita, no la de Azul, más recóndita al culto, pero andan a su antojo en Santa Sofia, junto al mimbar duermen con disimulo, sin santos…bajo luces al decoro, ausentes del Imán en su discurso, y los chinos que admiran el portento, de lámparas, grabados y vidrieras… Más que Alá, bendicen los dulces turcos, o alhajas Gran Bazar a bolsa llena, entre regate por el mejor precio, y el desdén de un capricho en la secuela; o capricho en el Palacio Topkapi, donde se admira mar y ciudadela; nunca será tal agobio a la vista; aunque si del sultán que su ansia empeña: mitigar placer con bellezas de harén, sobre alfombras de oro y velos de seda.

Istiklal a Gálata es luz de fiesta, e historia la Cisterna de Bizancio;

26

ESTAMBUL

Estambul luce su historia y verbena, tan ajena a frontera, a sangre y llanto. Ciudad desguaza kebab a delicia, y el Sur, desguaza la vida en el llano.

27

ESTAMBUL

28

ESTAMBUL

29

LA SUERTE BEREBER

Dubái da un beso al cielo con torre Burj khalifa; empeño jeque, de máxima altura, aunque otra habrá más alta en el mundo, ya hay nuevo modelo, que al más osado supere en tarifa, pues bereber de ayer en vida dura, de arena, vagabundo, hoy es dueño de su anhelo, si oro negro es materia que se rifa, y supo acopiar para él, de allí oriundo. Ellos alzan sus torres, a mano india en sudores, y con alarde exhiben su gran clase, con blanco dishdash y ghutra en cabeza, ellas, de negro abaya y a veces burka, solo a sus jeques enseñan candores, y si no hay varones, su belleza; de oro y grana, cada cual hace pase, en social ateneo… Lesbianas seguro se hacen favores, y Alá hagan rodeo, porque no hay dios que prive de amores.

Musulmán obra en arte, otra mezquita ensueño,

de Abu Dabi capricho y maravilla, del golfo Pérsico, joya preciada; reflejan rascacielos su baluarte, en cristalino espejo,

30

LA SUERTE BEREBER

donde se pinta la escena de un sueño; allí cielo en shahāda, que ofreció Alá al más pobre del desierto, quien, de ingenio sin letra ni consejo, lidió ardid de Occidente, y ahora su estirpe obtiene tajada.

Allí paraíso en tierra, no hay rufián ni guerra. Edén es solo para los nativos,

otros sufren calor a pico y piedra, otros, aire a condición de objetivos, otros, barren hoteles… pero al final a estos, el país destierra, cuando vejez azota; sin tarea ni pensión, no hay papeles. ¿Por qué hacedor a tanto ser agota y reduce a miseria?, en tanto unos, son príncipes en feria.

¿Será que no habrá Dios?

31

LA SUERTE BEREBER

32

LA SUERTE BEREBER

33

LA SUERTE BEREBER

34

LA SUERTE BEREBER

35

ALHAMBRA II

¡Guitarra, guitarra! ¿Qué me traes?

Puerta de la Justicia:

Mano esculpida a caballero y lanza salvada; ni mil ejércitos traspasarán su frontera; de Yusuf devoto a los fundamentos del Corán; del mundo será su fin, si a escombro traspasada, o el fin de esta idolatría que alguna vez se espera, porque reyes nazaríes a este edén no volverán

¡Guitarra, guitarra! ¿Qué me traes?

Sangre:

Sangre eterna que corre al Patio de los Leones, de estirpe abencerraje en celos por la sultana; ¡ay cólera de un sultán sin poderse contener!, cuando dioses y hombres ignoran verdad que emana, ahí la vida, a veces nada, pierde sus dones qué, vida viene…se va sola y nadie ha de romper.

¡Guitarra, guitarra! ¿Qué me traes?

• El Patio de los Leones:

Por gracia de Zaira y Arturo en amores secretos, • ante maldad de impostor y sus once guerreros, • quien mata a los reyes para usurpar y gobernar,

40

ALHAMBRA II

• y de rabia la princesa increpa a los sujetos, • surgiendo con fuerza hechizo en los forasteros, • y se vuelven de piedra en leones para adornar.

¡Guitarra, guitarra! ¿Qué me traes?

• Embrujo:

• Trescientos años de embrujo guardando tesoro; • crueles villanos del mundo privando ilusiones; • que los tesoros del alma son los de guardar. • Quiso ayudar estudiante al guardián del rey moro, • librando hechizo con amante y cura en razones, • y el hombre de dios falla por gula sin culminar. • Tanta y tanta gravedad supera al hombre, • que cualquier flaqueza puede borrar su nombre. • ¡Guitarra, Guitarra! ¿Qué me traes?

Nostalgia:

Cuando Boabdil se aleja del reino en retiro; antes de perder su bella Granada…suspira, y al mirar Alhambra con tristeza…rompe a llorar; cansado, al sur de la nevada, tendrá respiro, aunque grave es su congoja sin poder consolar, a más que Ayesha, su madre, le expresa con ira:

“Llora como mujer lo que no has sabido defender como hombre”.

41

ALHAMBRA II

¡Ay sultana, que las mujeres defienden como los hombres!

Si acaso…más.

42

ALHAMBRA II

43

EL TORCAL

Piedra del cretáceo se levanta, sobre la blanca niebla,

nublando tras de sí millones de años, en sierra Mágina, haciendo magia, con flor de almendro que el sendero puebla, donde jilguero canta, y de su eco en frenesí, me contagia, esa euforia que supera los daños, aunque a veces a mi cuerpo hace presa, si el tiempo tanto pesa. Dejarán esta Tierra, millones como yo, y El Torcal…testigo; pero hoy a salto corazón voy a Cuadros, camino…La Fresneda. ¡Valga mi ilusión vencer en la guerra! En la senda hacia la muerte que sigo, si estos pasos sin piedad son taladros, que clavan a vereda, mi cuerpo ya cansado… Aquí quedo en mi ánimo, ya extasiado.

Pueblo, olivos y alguna cornicabra, sobre dehesa verde, bajo muralla de natural roca, donde las águilas trepan en vuelos, y el rugir del viento se hace palabra, del rumor que se pierde, de olvidado pastor jugando a la oca, con rey de los consuelos, en este reino sin trabas, sin prisas;

44

EL TORCAL

aquí bajo el sol, sin leyes precisas.

45

EL TORCAL

46

EL TORCAL

47

48

Made with FlippingBook - professional solution for displaying marketing and sales documents online